EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Centenares de mujeres celebran reafirmación del derecho al aborto en EE.UU.

La expectación ante las puertas del Tribunal Supremo, en Washington, se convirtió en una fiesta de los grupos a favor de los derechos reproductivos de las mujeres

27/06/2016 | 05:00 pm


WASHINGTON.- Cientos de mujeres celebraron como la mayor victoria de las últimas tres décadas el fallo del Tribunal Supremo de EE.UU. contra una polémica ley de Texas que entorpecía el ejercicio del derecho al aborto.

«Hoy las mujeres de todo Estados Unidos han visto sus derechos reivindicados», celebró la presidenta del Centro de Derechos Reproductivos, Nancy Northup, abogada que representó ante los tribunales a las clínicas afectas por una restrictiva ley de Texas.

La expectación ante las puertas del Tribunal Supremo, en Washington, se convirtió en una fiesta de los grupos a favor de los derechos reproductivos de las mujeres, que entonaban canciones como «Like a virgin» de Madonna o «We are the champions» de Queen.

Northup calificó la decisión del Supremo de «victoria tremenda» y se comprometió a «seguir avanzando» para que se deroguen todas las leyes que bloquean los derechos constitucionales de las mujeres, según dijo en declaraciones a los medios a las puertas del tribunal.

«Hoy hemos hecho historia y mañana volvemos al trabajo», declaró la fundadora del grupo privado Whole Woman’s Health, Amy Hagstrom Miller, quien se refirió a la necesidad de poner de nuevo en marcha las 22 clínicas de Texas que la ley rechazada por el Supremo obligó a cerrar con el argumento de proteger la salud de la mujer.

La ley de Texas declarada inconstitucional exigía a las clínicas de aborto cumplir con estándares quirúrgicos hospitalarios y contar con la posibilidad de que sus pacientes sean trasladadas a hospitales a menos de 48 kilómetros de distancia de ser necesario.

Como consecuencia, las mujeres debían viajar a kilómetros de distancia hasta otro estado donde pudieran abortar, lo que implica un gasto económico y ausentarse al trabajo, algo que las mujeres de clase baja no se pueden permitir.

EFE