EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Cortesía

Catorce detenidos en España en una operación contra la camorra italiana

05/02/2019 | 07:01 am


 MADRID.- Las fuerzas de seguridad españolas han detenido a catorce personas en una operación conjunta con la policía italiana contra un rama de la camorra (mafia napolitana) que llevaba hachís de España a Italia oculto en dobles fondos de autocaravanas.

La Guardia Civil española (cuerpo de seguridad) informó este martes del desmantelamiento de una célula del clan de la Marranella -un brazo de la camorra que actuaba en Roma-, asentada en la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar, en el sur de España.

De los 14 detenidos, 13 ya están en prisión preventiva, y otras siete personas están imputadas.

El grupo se había especializado en «vuelcos» (robos de droga a otras organizaciones de narcotraficantes) y en secuestros, sin que le importara utilizar los métodos más violentos.

Fuentes de la operación, llamada «Marverick II», explicaron a Efe que la Guardia Civil comenzó la investigación en abril del año pasado, después de que la policía italiana detuviera a 42 de los integrantes de la Marranella y se incautaran de bienes por valor de más de dos millones de euros.

Durante la investigación, los agente italianos constataron que el hachís que se consumía en las calles de Roma procedía de España.

Las fuerzas españolas averiguaron que el brazo del clan en España era una familia italiana residente en una urbanización de la costa de Málaga (sur), que hacía una vida aparentemente normal de turistas con alto poder adquisitivo y que, como se comprobó después, tenía a uno de sus miembros como enlace en Roma.

Para llegar hasta ellos fue clave también que se detectara en Francia una autocaravana procedente de Málaga con 325 kilos de hachís.

Era un método seguro para el clan, porque sin una autorización previa de juez no se puede registrar un vehículo de este tipo al ser considerado un domicilio.

Para no levantar sospechas, la célula asentada en España, que contaba con la colaboración de ciudadanos británicos, marroquíes y rumanos, contrataba los servicios de un hombre y una mujer (esta generalmente prostituta) para transportar la droga en la caravana y pasar como una pareja de vacaciones.

Estos vehículos pueden esconder entre 400 y 500 kilos de hachís. En España un kilo de esta sustancia puede alcanzar en el mercado un precio de 1.700 euros, una cantidad que se triplica en Italia.

EFE