EN VIVO DEPORTES



EFE

El caso Lochte en Río

El nadador estadounidense indicó que fue asaltado en Brasil

21/08/2016 | 02:10 pm


RIO DE JANEIRO.- Michael Phelps ganó más medallas que cualquier otro atleta, otra vez. Y luego dijo adiós, nuevamente.

Usain Bolt besó en su despedida la línea de meta luego de mejorar su legado olímpico. Simone Biles y Katie Ledecky se entregaron en medio de enormes expectativas. Una isla entera estalló en festejos tras conseguir su primer oro olímpico en una final de tenis, y un multimedallista se embarcó de regreso a casa para evitar problemas legales después de una historia de un supuesto asalto.

Y a continuación, la selección verdeamarela dio al país anfitrión el título que le hacía falta en su prestigiosa vitrina: el oro en el fútbol olímpico masculino.

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro no fueron perfectos. Pero brindaron momentos para el recuerdo: algunos grandes, algunos terribles y otros francamente feos.

He aquí un vistazo:

LA MAYOR VERGÜENZA

Ryan Lochte es un medallista olímpico con 12 metales en la natación y las probabilidades de que tenga la oportunidad de buscar una 13ra por Estados Unidos ahora son tan turbias como algunas de las piscinas en estos Juegos Olímpicos.

La historia de Lochte de que un ladrón le puso una pistola en la cabeza rápidamente se deshizo; él abandonó rápidamente el país mientras que sus compañeros en el equipo de natación que lo acompañaron la noche en que ocurrió el incidente en una gasolinera de Río se desligaron de la versión al responder ante las autoridades judiciales de Brasil.

Lochte se disculpó después y aceptó que debió ser más «cuidadoso y sincero», en una saga vergonzosa que podría derivar en repercusiones serias para el nadador.

La versión de la policía brasileña es que no se trató de asalto alguno, sino que los nadadores estropearon un baño de la gasolinera. Las autoridades brasileñas reprocharon el incidente porque consideraron que dañaba la imagen de un país que debió enfrentar numerosos cuestionamientos por retraso de las obras e inseguridad antes del comienzo de las justas.

El suceso también mandó a un segundo plano el dominio que llevaba Estados Unidos en el medallero.

AP