EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Canciller Rodríguez y Kerry conversaron en República Dominicana

El diplomático destacó la preocupación de su país por lo que considera una «crisis humanitaria» en Venezuela

14/06/2016 | 04:02 pm


CARACAS.- Estados Unidos no presionará para suspender a Venezuela de la OEA, aseguró el martes el secretario de Estado John Kerry luego de reunirse con la canciller venezolana en el marco de la Asamblea General del organismo.

El diplomático informó que en el encuentro de media hora, que no fue cálido pero sí respetuoso, acordaron con Delcy Rodríguez abrir un canal de diálogo entre ambos gobiernos para discutir soluciones a la crisis política de Venezuela, donde la oposición demanda un referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro.

Adelantó que «tan pronto como sea posible» el subsecretario de Estado Tom Shannon encabezará el diálogo con las autoridades venezolanas, aunque no se estableció ninguna fecha.

La situación política de Venezuela no estaba en la agenda de la Asamblea General de la OEA, pero el tema irrumpió la mañana del martes con un enfrentamiento verbal entre Kerry y Rodríguez.

«Siento que ha hablado el amo del mundo, que tiene además el atrevimiento de opinar de otros países», sostuvo la canciller venezolana luego de que el secretario de Estado estadounidense hizo un llamado al gobierno sudamericano para que libere a los presos políticos, respete la libertad de expresión y celebre el referendo.

Manifestó su apoyo a la iniciativa del secretario general de la OEA, Luis Almagro, de invocar a la Carta Democrática Interamericana para analizar la situación del país sudamericano por considerar que la administración de Maduro ha vulnerado el orden constitucional.

«La invocación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana invocada por el secretario general Almagro dará lugar a un debate sobre Venezuela de mucha más envergadura. En Estados Unidos estamos listos y dispuestos a participar», adelantó Kerry en referencia a la reunión del Consejo Permanente de la OEA prevista para el 23 de junio en su sede en Washington.

AP