EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Campesinos en Guatemala fueron engañados para protestar contra la Cicig

Campesinos en Guatemala fueron engañados para protestar contra la Cicig

24/09/2018 | 05:45 pm


GUATEMALA.-Unos 150 campesinos denunciaron hoy frente a la sede de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) que fueron llevados con engaños al lugar para protestar en contra del ente internacional y a favor del presidente, Jimmy Morales.

Conducidos en siete autobuses, llegaron al medio día de este lunes desde el oriental departamento de Jalapa a las cercanías de la Cicig, en la exclusiva zona 14 de la capital, para caminar unas cuadras y situarse frente a la Comisión.

Les habían asegurado que caminarían hacia el edificio del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, donde les darían una plaza de trabajo y capacitaciones sobre el uso de viveros y protección al medio ambiente.

Las personas, originarias del municipio Santa María Xalapán, dijeron ser extrabajadores de la Minera San Rafael y pidieron no ser identificados ante los medios.

Aseguraron que «una señora» que los suele visitar en la comunidad fue quien les ofreció el trabajo.

Sin embargo, se dieron cuenta que en realidad habían sido trasladados a la Cicig para manifestar su rechazo a la Comisión de Naciones Unidas y de su jefe, el abogado colombiano Iván Velásquez, a quien Morales le prohibió el ingreso al país, aunque la Corte de Constitucionalidad -el máximo tribunal del país- indicó que Velásquez sí puede regresar.

«Desgraciadamente nosotros, que somos necesitados, acudimos a ese llamado. Nos vamos a retirar y pido que nadie se sienta mal, porque no somos nosotros que nos estamos engañando, sino las personas que nos hicieron el llamado para hacernos presentes en este lugar», dijo uno de ellos.

Frente a la Cicig les entregaron un cartel que decía «La soberanía no se negocia, se defiende. Patria libre, soberana e independiente. Santa María Xalapán te apoya, presidente», además de cartulinas con otros mensajes en contra de la Comisión que rompieron y se los colocaron como sombreros.

El jefe de la Cicig, Iván Velásquez, declaró en sus redes sociales que «aprovecharse de la necesidad de la gente para engañarla y humillarla con la ilusión de un empleo, muestra la calidad moral de los promotores de este acto vil.

EFE