EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



EFE

Campaña «Selfie contra la basura» rinde frutos en Angola

Un grupo de jóvenes comenzaron a tomarse fotografías en lugares repletos de basura y se convirtió tan viral que las autoridades angoleñas se han visto obligadas a intentar resolver el problema

02/10/2015 | 09:02 am


NAIROBI.-  Los angoleños se niegan a acostumbrarse al nauseabundo olor de cientos de toneladas de basura acumuladas en sus calles y han lanzado una campaña de selfis posando en vías repletas de escombros para denunciar el grave problema público de salubridad que afecta a millones de ciudadanos.

selfie_angola1

EFE

La idea nació de un grupo de jóvenes hartos de la inoperancia del Gobierno en materia de saneamiento en todo el país, con especial incidencia en la capital, Luanda.

«Selfie-Lixo» («selfi basura» en español) persigue soluciones a través de la provocación, con poses serias y repulsivas en calles abarrotadas de basura que se expanden por las redes sociales.

«Estos son los bonitos jardines de la ciudad», ironiza Luisa Emiliana, una de las chicas que participa en la campaña y que posa ante un improvisado vertedero en una zona de recreo.

Los angoleños han puesto cara al mal olor: fruncen el ceño, se tapan la nariz o sacan la lengua en señal de desaprobación. Titulan su foto, la acompañan del nombre de la calle donde ha sido tomada y la comparten en Facebook.

La campaña comenzó a conseguir frutos este verano. «Con nuestras fotos el Gobierno se ha visto obligado a reunirse varias veces en busca de una solución», aseguró a EFE Magnos Domingos, organizador de la campaña y primer ciudadano que aportó su selfi a la iniciativa.

Cuenta que es imposible hacer un recuento de las miles de autofotos subidas a la red y que «casi todos los luandeses con Facebook se han sumado a la campaña», porque, al margen de sus ideologías políticas, «todos son sensibles con el medio ambiente».

La campaña Selfie-Lixo exige un «plan factible y cuantificable» que haga efectiva la recolección de basura en Luanda a largo plazo.

La campaña ha dado otro paso y ahora va más allá de las redes sociales. Charlas, conferencias y grupos de trabajo analizan las causas y consecuencias y proponen soluciones paralelas para no vivir, literalmente, entre basura.

EFE