EN VIVO DEPORTES



Jugadores brasileros euforicos por el logro olímpico. Cortesía - EFE

Brasil conquistó el único título que no tenía

Los cinco veces campeones del mundo nunca habían ganado una medalla dorada en Juegos Olímpicos

21/08/2016 | 04:10 pm


RIO DE JANEIRO.- Michael Phelps ganó más medallas que cualquier otro atleta, otra vez. Y luego dijo adiós, nuevamente.

Usain Bolt besó en su despedida la línea de meta luego de mejorar su legado olímpico. Simone Biles y Katie Ledecky se entregaron en medio de enormes expectativas. Una isla entera estalló en festejos tras conseguir su primer oro olímpico en una final de tenis, y un multimedallista se embarcó de regreso a casa para evitar problemas legales después de una historia de un supuesto asalto.

Y a continuación, la selección verdeamarela dio al país anfitrión el título que le hacía falta en su prestigiosa vitrina: el oro en el fútbol olímpico masculino.

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro no fueron perfectos. Pero brindaron momentos para el recuerdo: algunos grandes, algunos terribles y otros francamente feos.

He aquí un vistazo:

UNA DEUDA SALDADA CON EL FÚTBOL

Finalmente, los muchachos de la verdeamarela lo lograron y con drama: el anhelado oro en el fútbol olímpico, el único trofeo grande ausente en la prestigiosa vitrina de los pentacampeones mundiales.

Y fue nada menos que ante Alemania, el rival que traía malos recuerdos por el 7-1 que endosó a Brasil en su propia casa en las semifinales del Mundial del 2014.

¿Y cómo fue? Neymar da a los anfitriones una ventaja de 1-0, pero los alemanes igualan y obligan a un alargue en que se mantuvo la paridad 1-1. Llegó la tanda de penales y con la pizarra desde los doce pasos 4-4, tras el quinto penal alemán atajado, le tocó el momento al capitán y astro del Barcelona realizar el lanzamiento crucial con todo un estadio Maracaná comiéndose las uñas.

Neymar hizo su conocido amague antes de anidarla a un costado del portero para asegurar el oro esperado. La estrella se desplomó en el campo llorando desconsoladamente.

Este oro era el más importante para el país anfitrión e hizo olvidar momentáneamente todos los problemas que generaron antes y después las justas.

Fue un final en el fútbol perfecto para unos Juegos Olímpicos imperfectos.

AP