EN VIVO DEPORTES



Archivo

Boca y River definirán campeón de Libertadores en Madrid

09/12/2018 | 10:08 am


MADRID.- La ciudad de Madrid despierta este domingo pendiente de un River-Boca, una final de la Copa Libertadores que le debía ser ajena, pero que tras un mes de incidentes ha convertido al estadio Santiago Bernabéu en el escenario de un encuentro que ha movilizado el mayor dispositivo de seguridad de su historia para un partido de fútbol.

La Puerta del Sol se pobló de hinchas de River, en una demostración que esperan prolongar esta noche, porque es en la emblemática plaza donde se dan las campanadas para despedir el año, donde los aficionados «gallinas» tienen previsto festejar el título, en el caso de que la plantilla de Marcelo Gallardo venza.

Kilómetro y medio más al norte, en la Plaza de Colón, han puesto su mira los «bosteros», porque es allí adonde acudirán si Boca conquista su séptima Copa Libertadores, lo que le situaría junto a Independiente como el club que más veces ha ganado este título.

Pese a que las jornadas previas han dejado imágenes de aficionados de ambos conjuntos compartiendo estancia sin problemas, el operativo de seguridad está diseñado para que no se crucen.

La filial de River ha anunciado un nuevo banderazo al mediodía en el hotel de su equipo, Eurostars Tower, y desde allí, sobre las 15 horas (14.00 GMT) irán en caravana al estadio. Su zona de aficionados ha sido situada en la Plaza de Cuzco, a diez minutos del estadio, mientras que la de Boca ocupa, abierta desde las 9 de la mañana hasta las 16.30, Nuevos Ministerios, junto a la Calle Raimundo Fernández Villaverde, a poco más de un kilómetro del Bernabéu en dirección norte.

Una vez en el estadio, donde tendrán que superar tres perímetros de seguridad, está previsto que aguarden la llegada de los autocares de los clubes, que esta vez sí serán blindados para evitar los problemas que llevaron a la suspensión del partido en el Monumental.

Es uno de los momentos que provocan más tensión en las horas previas de una final que ha logrado ser portada de los dos diarios deportivos madrileños, pese a que la Liga no paró y el propio Real Madrid juega cuatro horas antes su partido de la decimoquinta jornada.

EFE