EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Antony Blinken /EFE

Blinken enfrenta mayor escrutinio por retirada de EEUU de Afganistán

14/09/2021 | 11:39 am


WASHINGTON.- Los legisladores republicanos de la oposición y algunos colegas demócratas de Biden han criticado el manejo del presidente de la retirada de tropas, ciudadanos estadounidenses y miles de afganos que trabajaron para las fuerzas estadounidenses como intérpretes y asesores durante la guerra.

 

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, enfrentó otra ronda de duros cuestionamientos de los legisladores sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán el mes pasado tras comparecer el martes ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Antony Blinken /EFE

 

Durante una aparición de cinco horas por videoconferencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes el lunes, Blinken defendió firmemente la decisión de la administración Biden de retirarse de Afganistán después de 20 años, sin titubear ante los duros y airados interrogatorios de algunos legisladores.

 

El principal diplomático de la nación dijo al panel que si el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, hubiera decidido extender la guerra, «habría requerido enviar sustancialmente más fuerzas estadounidenses a Afganistán para defendernos y evitar una toma de poder de los talibanes, sufriendo bajas y, en el mejor de los casos, con la perspectiva de restaurar un punto muerto y permanecer atrapado en Afganistán, bajo fuego, indefinidamente «.

 

«No hay evidencia de que quedarse más tiempo hubiera hecho que las fuerzas de seguridad afganas o el gobierno afgano fueran más resistentes o autosuficientes», dijo. «Si 20 años y cientos de miles de millones de dólares en soporte, equipo y capacitación no fueran suficientes, ¿por qué otro año, o cinco, o diez, marcarían la diferencia?»

 

Los insurgentes talibanes tomaron el control del país a mediados de agosto cuando el presidente afgano Ashraf Ghani huyó al exilio en los Emiratos Árabes Unidos. Estados Unidos evacuó a 124.000 personas, la mayoría de ellos afganos, junto con unos 5.500 estadounidenses, del aeropuerto de Kabul en los últimos días de agosto, dejando atrás a unos 100 estadounidenses