EN VIVO DEPORTES



Un mermado Athletic contra las rachas del Atlético

21/01/2017 | 01:20 pm


BILBAO.- El Athletic Club, muy mermado por las bajas, pondrá este domingo a prueba las rachas del Atlético de Madrid en el Nuevo San Mamés, con cuatro triunfos en otros tantos partidos, y la del equipo visitante en las últimas tres jornadas, con tres triunfos y sin gol en contra.

«Los antecedentes dicen que algo tenemos que cambiar», resumió el técnico Ernesto Valverde del estado de ánimo con el que su equipo encara el partido ante un rival con el que no puede en las últimas temporadas y al que intentará cortar la racha en Bilbao estando escaso de juego y sin poder contar con un tercio de su plantilla.

Porque, aún dando la talla en la reciente eliminatoria de la Copa del Rey frente al Barcelona (2-1 y 3-1), la afortunada victoria ante el Celta en ‘La Catedral’ (2-1) con la que cerró el campeonato liguero en 2016 y los dos empates sin goles frente al Alavés y el Leganés que lleva en 2017, también con buena dosis de fortuna, dejan claro que el Athletic no está en su mejor momento de juego.

A esas dudas futbolísticas, mayores que los resultados, ya que ‘los leones’ están séptimos en la tabla y siguen vivos en la Liga Europa, se le suman las numerosas bajas que sufre para recibir al Atlético: un total de ocho.

Mañana el técnico vasco no podrá contar con cuatro titulares, los internacionales Aduriz y Beñat, ambos por sanción, y las dos grandes revelaciones de esta temporada salidas de Lezama, el meta Kepa y el central Yeray, aunque este último está ya casi preparado para volver a los terrenos de juego menos de un mes después de ser operado de un cáncer testicular.

Etxeita, Sabin Merino, Vesga y Aketxe completan una lista de bajas de la que se cayó a última hora un San José con problemas de espalda y que obliga a Valverde a citar a dos ‘cachorros’, el meta Unai Simón y Asier Villalibre, este un ariete muy prometedor.

En cuanto a la alineación, Iraizoz estará entre palos, De Marcos, Bóveda, Laporte y Balenziaga, aunque también puede entrar Lekue, conformarían la línea defensiva de cuatro; en el doble pivote, a la espera de la evolución de San José, se espera a Iturraspe y Mikel Rico; y por delante Williams se presume el relevo de Aduriz en la punta de ataque, lo que dejaría un hueco a Susaeta para sumarse a Raúl García y Muniain en la línea de media puntas.

Enfrente, el Atlético ya ha reaccionado, al menos en los resultados. Al bache, con algún tramo de crisis, de noviembre y diciembre ha respondido ahora con tres victorias consecutivas en la Liga -tardó 67 días en reencontrarse con una racha de dos triunfos- y ha ganado seis de sus últimos siete compromisos oficiales.

La mayoría con una similitud por encima de todas: la pegada en ataque, concluyente en cada primera ocasión que ha dispuesto en los tres encuentros más recientes en el campeonato ante Betis, Eibar y Las Palmas, pero también el pasado jueves en los cuartos de final de la Copa del Rey con un 3-0 al Eibar en el estadio Vicente Calderón.

Ganador en sus cuatro visitas precedentes al nuevo San Mamés, tres de ellas con remontada, esa será una cualidad determinante en el reto de este domingo, como también su propia portería, a cero en cuatro de sus últimos cinco choques, la intensidad, las segundas jugadas o la concentración, esenciales siempre en el campo bilbaíno.

Desde ahí competirá el Atlético por la victoria, indispensable en su persecución de lugares más altos de la clasificación, con el liderato, la segunda y la tercera posición a seis, cinco y cuatro puntos, respectivamente, pero también para sostener su cuarta plaza, con la Real Sociedad y el Villarreal al acecho por detrás.

En el once de Simeone se prevén cambios. Tres parecen seguros, la vuelta de Sime Vrsaljko, Diego Godín y Gabi Fernández. Y uno posible, el regreso de Kevin Gameiro a la punta del ataque, aunque en ese caso también hay otras opciones, como la permanencia de Yannick Carrasco o la alternativa de José María Giménez en el medio.

En principio, no se mueven del equipo inicial ni el guardameta Miguel Ángel Moyá, que ha dejado su portería a cero en seis de sus nueve partidos del curso, ni el central Stefan Savic ni el lateral Filipe Luis ni los medios Saúl Ñíguez, Koke Resurrección y Nico Gaitán, probable titular por cuarto choque seguido, ni el delantero Antoine Griezmann.

El internacional francés es indiscutible en el once desde hace ya más de dos años, precisamente desde una visita al nuevo San Mamés, el 21 de diciembre de 2014, cuando anotó tres goles y asumió esa condición por fútbol, por tantos, por esfuerzo, por regates y por toda la transcendencia que tiene en el juego de su equipo.

Entonces, a ese choque llegó después de unos primeros meses en el club entre la titularidad -11 partidos- y la suplencia -13- con seis tantos, y de ahí salió lanzado, ya indispensable en el esquema de Diego Simeone: ha jugado de inicio 105 de los 117 partidos oficiales del bloque madrileño desde aquel incontestable 1-4 en Bilbao.

Y ha marcado 64 goles, trece esta misma temporada, en la que de nuevo es el máximo anotador del Atlético entre todas las competiciones, y concretamente en la Liga (9) y en la Liga de Campeones (3), y cuatro en sus últimos cinco encuentros después de romper a principios de enero su peor racha del curso en ese sentido.

Griezmann, autor de cuatro goles en otros tantos enfrentamientos ante el Athletic Club desde que juega con el Atlético, también será titular este domingo en el nuevo San Mamés, donde Simeone mantiene las bajas de Tiago Mendes, Jan Oblak, Thomas Partey y Augusto Fernández y recupera a Lucas Hernández, ya superada una sobrecarga.

EFE