EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Refugiados sirios a su llegada a Alemania procedentes de Hungria y Austria

Alemania despliega 2.100 agentes para controlar fronteras con Austria

Según había informado previamente una portavoz del gobierno de Alta Baviera, más de 19.000 refugiados llegaron este fin de semana a la capital bávara, Múnich, de ellos 7.100 sólo el domingo

14/09/2015 | 05:42 am


BERLÍN.-Alemania ha desplegado 2.100 agentes de policía en sus fronteras con Austria después de que anunciara el domingo el restablecimiento temporal de los controles desbordado ante la llegada de miles de refugiados desde el vecino país.

Según informa el diario «Bild», los agentes vuelven a solicitar la documentación a las personas que viajan en coche, autobús, camión y otros vehículos.

A aquellas personas que no puedan identificarse o no cuenten con el visado pertinente les será rechazado el ingreso en el país, agrega el rotativo.

Esta medida no se aplicará a los que quieran solicitar asilo en Alemania, que serán registrados y para los que comenzará el procedimiento de petición que debe durar entre seis y nueve meses, precisa el «Bild».

Además hay unidades móviles de supervisión patrullando las zonas próximas a la frontera con Austria en aquellos puntos donde no ha sido posible establecer pasos de control.

En tanto, el jefe de gobierno del estado federado de Baviera, el socialcristiano bávaro Horst Seehofer, subrayó que los controles «permiten aportar orden a todo el sistema», aunque reconoció que no constituye la solución al problema.

«Toda persona sensata» se ha dado cuenta de que la situación de los días pasados no puede continuar, señaló el presidente de los socialcristianos bávaros, quien subrayó: «Continuamos siendo un país humano y asistencial».

En tanto, el ministro del Interior bávaro, Joachim Herrmann, indicó a la radiotelevisión bávara Bayerischer Rundfunk, que los controles fronterizos continuarán vigentes durante al menos varias semanas.

Subrayó que el control reforzado de las fronteras es necesario porque entre los solicitantes de asilo hay muchas personas que realmente no son refugiados.

EFE