EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



El coronel retirado Alfonso Plazas Vega responde a preguntas en una entrevista en Bogotá, Colombia. La Corte Suprema colombiana absolvió a Plazas Vega que había sido condenado por la desaparición de varias personas durante la recuperación en 1985 del Palacio de Justicia luego de un asalto guerrillero. AP

Absuelven a Coronel acusado de desapariciones en Palacio de Justicia de Colombia

La Corte Suprema entiende que hay dudas razonables en los dos testimonios recogidos, pues «no brindan credibilidad» y ofrecen «inconsistencias»

16/12/2015 | 08:51 pm


BOGOTÁ.-  La Corte Suprema colombiana absolvió el miércoles a un coronel retirado que había sido condenado por la desaparición de varias personas durante la recuperación en 1985 del Palacio de Justicia luego de un asalto guerrillero.

La decisión judicial favoreció al coronel del ejército en retiro Alfonso Plazas Vega, quien está detenido en una guarnición militar de Bogotá desde julio de 2007, confirmó por teléfono a The Associated Press la oficina de prensa del alto tribunal.

En enero de 2012 el Tribunal Superior de Bogotá había confirmado la condena a 30 años de cárcel que, dos años atrás, había proferido una jueza penal de la capital colombiana contra Plazas.

«Con este fallo se reivindica la justicia Colombiana y quiero decirle a mis hijos que sepan que su padre luchó por Colombia», dijo emocionado el Plazas a los medios de comunicación nada más conocer la noticia desde una guarnición militar donde estaba confinado desde hace ocho años.

L a Fiscalía acusó en su momento a Plazas por la desaparición de 11 personas y el Tribunal Superior de Bogotá concluyó que el militar era responsable de la desaparición del administrador de la cafetería del Palacio, Carlos Augusto Rodríguez y de la guerrillera Irma Franco. Ahora la suprema Corte lo exonera de toda responsabilidad por el tema de los desaparecidos y ordena su libertad inmediata.

El 6 de noviembre de 1985 un comando del ya pacificado Movimiento 19 de Abril o M-19 asaltó el Palacio de Justicia, en el centro de esta ciudad, y demandó hacer un juicio público al entonces presidente Belisario Betancur (1982-1986).

El gobierno ordenó la recuperación de la sede judicial y a lo largo de 28 horas de disparos y fuego murieron casi un centenar de personas, entre ellas prácticamente todos los rebeldes y 11 de los 24 magistrados de la Corte Suprema.

Adicionalmente fueron reportadas como desaparecidas 12 personas, la mayoría empleados de la cafetería del edificio judicial y también la rebelde Irma Franco.

Procesos penales se abrieron y cerraron por decisión de diferentes tribunales desde entonces hasta que en 2005 la Fiscalía decidió investigar nuevamente el caso desde cero.

Por el tema de los desaparecidos del Palacio de Justicia también está condenado el general en retiro del Ejército Jesús Armando Arias Cabrales, cuyo caso también está en manos de la Corte Suprema.

Al igual que Plazas, Arias ha pregonado siempre su inocencia y ha dicho que sólo se limitó a cumplir órdenes superiores durante la recuperación de la edificación.

La fiscalía reportó en octubre el hallazgo de las osamentas correspondientes a tres de los 12 desaparecidos. Ya en el año 2000 habían sido ubicados los restos óseos de una mujer llamada Ana Rosa Castiblanco.

Desde el reciente anuncio de la fiscalía, los familiares de casi todas las víctimas que murieron quemadas en el Palacio han pedido que se establezca científicamente si en verdad les entregaron los cadáveres correctos de sus seres queridos.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos sentenció en noviembre de 2014 que el Estado colombiano era responsable por los desaparecidos del Palacio de Justicia y por las torturas que sufrieron varias personas después de la retoma.

Con base en esa sentencia del organismo internacional, la Fiscalía abrió recientemente un proceso a 14 militares.

AP