EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Casas de cambio/ Cortesía

Cómo funcionan las mesas de cambio a 15 días de su entrada en vigor

02/06/2019 | 10:00 am


CARACAS.- Desde el pasado 13 de mayo está vigente una nueva modalidad de compra y venta de dólares, se trata de las mesas de cambio, en las cuales se fija el precio de la divisa de acuerdo a la oferta y demanda, pero, ¿cómo funciona este mecanismo?

Con esta nueva alternativa para adquirir divisas, el Banco Central de Venezuela -BCV- no interfiere al momento de fijar el precio, sino la banca privada y sus oferentes, de acuerdo a la resolución 19-05-01 que entró en vigencia el pasado 13 de mayo y que echó a un lado el Sistema Complementario de Divisas, Dicom, lo que suaviza el control cambiario pero no lo desmonta por completo.

La situación es compleja. Aunque la banca privada puede disponer hasta 70 por ciento de sus divisas para negociar en las mesas de cambio, hace falta moneda extranjera. 

La venta de dólares a través de las mesas de cambio es solo menudeo. Según se pudo conocer en distintos bancos privados en Caracas, los clientes deben vender a la banca, mínimo 200 dólares y comprar, mínimo 50. La venta de divisas de manera alterna permanece; mientras el viernes 31 de mayo se cotizó el dólar en cinco mil 887 bolívares, en la calle, se consigue entre seis mil y seis mil 200.

Las casas de cambio también pueden participar en esta modalidad, pero con limitantes. Si alguna compra una cantidad de dólares, debe comercializarlos en máximo siete días, de lo contrario, ese dinero debe ofertarse en las mesas de cambio.

Según fuentes de la Asociación de Venezolana de Casas de Cambio, actualmente hay problemas para recibir y enviar remesas porque la banca internacional desconoce este mercado, lo que ha obligado a no transar dinero digital.

Cada casa de cambio puede comprar y vender solo a personas naturales, según las reglas fijadas por el BCV. Diariamente se reciben hasta 300 dólares de parte de alguien que viva en Venezuela, pero si la persona está en otro país, el límite de envío lo fija la nación de residencia.

Maiker Yriarte/Unión Radio