lunes, julio 15, 2024
- Publicidad -

En Honduras se incrementa crisis en cárceles

- Advertisement -

 TEGUCIGALPA- Las dos nuevas cárceles que el Gobierno de Honduras anunció que comenzará a construir este año, una de ellas en la reserva marítima de Islas del Cisne, en el Caribe, «podrían agravar los problemas de gobernabilidad y los riesgos de violaciones de derechos humanos en el sistema penitenciario».

Así lo advirtió este miércoles la representante de la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), Isabel Albaladejo, quien señaló además que con las dos nuevas cárceles se privaría a los reclusos de «derechos al contacto con el exterior, salud, garantías judiciales y protección de la vida e integridad personal».

Albaladejo se refirió a las dos nuevas cárceles, una en un lugar remoto entre los departamentos de Olancho y Gracias a Dios, (este), durante una jornada de actividades promovida por varias instituciones, denominada ‘Crisis carcelaria en Honduras’.

El Gobierno reiteró esta semana que las dos cárceles serán construidas, desoyendo a biólogos, ambientalistas y defensores de derechos humanos, entre otros sectores, que consideran que la de Islas del Cisne, a 250 kilómetros de tierra firme, causará un grave daño ambiental, lo que niegan funcionarios de la Administración que preside Xiomara Castro.

La prisión en Islas del Cisne sería de máxima seguridad para unas 2.000 personas consideradas de alta peligrosidad, mientras que la segunda, entre Olancho y Gracias a Dios, sería para 20.000, según fuentes oficiales.

La OACNUDH, señaló Albaladejo, reconoce la apertura y voluntad del Estado de Honduras de avanzar en reformas y acciones de fortalecimiento institucional que permitan el respeto y garantía de derechos humanos en materia penitenciaria, seguridad y justicia.

Sin embargo, en Honduras «el sistema penitenciario ha enfrentado desde los años 90 una serie de problemas estructurales como el autogobierno, la corrupción, la ausencia de una carrera penitenciaria, el hacinamiento, la infraestructura inadecuada y la falta de acceso a servicios de salud y a la justicia por parte de las personas privadas de libertad», agregó.

Indicó además que en los últimos cinco años la población penitenciaria ha oscilado entre 18.000 y 20.000 personas adultas en los 25 centros penitenciarios del país, aunque solo cuenta con capacidad para alojar 14.780.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -