lunes, julio 15, 2024
- Publicidad -

Pogacar se unió a la leyenda del Galibier

- Advertisement -

Valloire (Francia).- Tadej Pogacar (UAE) se unió a la leyenda del Galibier con una colosal victoria en la cuarta etapa del Tour de Francia, en la que mostró una superioridad que le encamina hacia su sueño de lograr el doblete Giro-Tour.

Intratable Pogacar con una demostración personal y del UAE que dejaron claro quiénes son los jefes del Tour. El esloveno destrozó la etapa en el Galibier para recuperar el maillot amarillo y marcar un territorio propio de un campeón.

La exhibición en solitario desde los últimos km del Galibier hasta Valloire permitió al «Príncipe de Mónaco» alzar los brazos con un tiempo de 3h.46.38, a una media de 37 km/h. Fue su decimoquinta victoria de la temporada y la número 78 de su palmarés, entre ellas 12 en el Tour.

El golpe de Pogacar, con 18 segundos de bonificación incluidos, 8 en el Galibier y 10 en meta, no fue definitivo, pero sí significativo. Le siguieron en meta a 35 segundos Evenepoel, Juan Ayuso y Roglic; a 37 Carlos Rodríguez y Vingegaard, a 53 Mikel Landa, y el gran derrotado, el ecuatoriano Richard Carapaz a 5.10, despojado del maillot amarillo. También dio la de arena Enric Mas, perdiendo 4.01.

Latigazo a la general, ya definida. El Galibier señaló a los fuertes y los débiles. Pogacar vive tranquilo con 45 segundos sobre Evenepoel y 50 sobre Vingegaard, quien no ha dicho su última palabra. Ayuso, cuarto, es el primer español a 1.10 minutos, le sigue Roglic a 1.14, Rodríguez a 1.16 y Landa a 1.32.

«Estoy muy feliz, este era el plan y lo ejecutamos perfectamente, Ha sido un sueño de etapa. Rematar solo ha sido maravilloso. Quería ganar, conozco el recorrido, entreno por aquí, corro en casa, es preciosos estar en estos escenarios», dijo Pogacar vestido de amarillo

Lazkano, García Pierna y Cristian Rodríguez, en la fuga

El «Giro de Francia» salió de Pinerolo para dirigirse a Francia y afrontar la primera gran cita con la montaña. Era el «día del Galibier», el examinador de los favoritos, el coloso histórico donde se iban a explicar los candidatos a la gloria. De entrada, casi a balón parado y sin anestesia, el pelotón empezó a subir Sestrières (2a, 39,2 km al 3.7 %).

Fase de calentamiento en la subida más larga del Tour 2024. Se metieron en la fuga con licencia del pelotón 17 hombres, entre ellos los españoles Oier Lazkano, Raúl García Pierna y Cristian Rodríguez, el campeón del mundo Van der Poel, los franceses Gaudu, Gregoire y Barguil y el británico Stephen William, quien coronó en cabeza.

El grupo del líder Richard Carapaz a 3.30 minutos, pero era el UAE de Pogacar el que llevaba la batuta, con los hombres de Vingegaard atentos, sin permitir demasiadas alegrías a la fuga, mantenida en todo momento «al baño maría».

William, todo un ganador de la Flecha Valona en el Muro de Huy y del Tour Down Under esta temporada, volvió a coronar al mando de la avanzadilla en el Col de Montgenèvre (2a, 8,3 km al 6%), punto fronterizo entre Italia y Francia.

El UAE provoca un destrozo en el Galibier

Era el preludio del Galibier, pero antes, en el descenso camino de Briancon, el UAE tirando a bloque provocó un inquietante corte en el pelotón principal que obligó al Visma de Vingegaard a tomar cartas en el asunto para restablecer la normalidad. Politt, el gigante alemán al servicio de Pogacar tensó la cadena hasta el punto de poner en apuros a Carapaz, quien hubo de emplearse a fondo para volver a su sitio. Un aviso, un detalle.

Fue el preludio antes de la batalla del Galibier, el segundo puerto más visitado tras el Tourmalet, un escenario de leyenda, conquistado por primera vez en 1911 por Emile Georget. A pie de puerto (categoría especial 22,9 km al 5,1%), con la cima a 2.642 metros, la escapada estaba sentenciada a 2 minutos. El grupo de los favoritos tenía cita con el combate. Primer examen para la alta jerarquía.

Tras los intentos de fuga de Lazkano, insistente en el empeño, el UAE tomó el mando, y de qué manera. Pogacar movió a su ejército para machacar a muchos rivales. Primero tiró a fondo Soler, luego Almeida y quedaron al frente 8 corredores con mayoría absoluta del conjunto emiratí.

Claudicaron a 5 km de la cima el líder Carapaz, Enric Mas y Thomas. Un fino destrozo en el primer gran puerto. Ocho al comando, con tres españoles, Rodríguez, Ayuso y Landa; con los máximos favoritos, Pogacar, Vingegaard, con Roglic, Evenepoel y Almeida. Un filtro para jugarse la etapa y el Tour de Francia.

El hostigamiento del UAE lo rubricó Pogacar en primera persona atacando a 800 metros de la cima. Al principio le siguió Vingegaard, pero no duró nada la resistencia danesa. El esloveno iba desatado, pletórico, coronó la cima Henri Desgrange solo, con 6 segundos sobre su máximo rival, y bonificando 8 más.

Ya descolgados, a 20 el grupo de Rodríguez, Roglic, Evenepoel y Ayuso, y Richard Carapaz pasando su calvario particular despidiéndose del efímero maillot amarillo.

Pogacar, en magistral monólogo, recupera el amarillo

Descenso peligroso hasta Valloire, de vértigo, con presencia de algunos bloques de nieve en las cunetas, carretera mojada. 18 km a meta con el precipicio a un lado. Lugar para mirar poco a la cuneta y pensar aún menos. Cuestión de valor y riesgo. Pogacar se ofreció para una de sus exhibiciones.

No atacó antes Pogacar por el viento en contra, pero una vez que se lanzó no le vieron más el pelo. Decisiva la bajada, atrevida. Cuesta abajo el líder del UAE aumentó la ventaja con los perseguidores, lo que dio una idea del riesgo que asumió el nuevo líder.

Pogacar se unió a la historia del Galibier en Valloire, meta estrenada en 1972 con el triunfo de un tal Eddy Merckx, en una etapa en la que sufrió Luis Ocaña. En 2019, Nairo Quintana ganó en solitario. El nuevo héroe del Galibier es el probable heredero de Pantani como ganador del doblete rosa-amarillo del Giro-Tour.

Este miércoles se disputará la quinta etapa, entre Saint-Jean-de-Maurienne y Saint Vulbas, de 177,4 km, jornada para que cuaje una fuga si no lo impiden los esprínteres, que tendrán una buena oportunidad. En el trayecto dos cotas, la de Cheval Blanc (1,5 km al 4,6) y la de Lhuis (3 km al 4,9).

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -