martes, julio 23, 2024
- Publicidad -

París, Londres y Berlín denuncian «una escalada suplementaria» del programa nuclear iraní

- Advertisement -

PARÍS.- Francia, Alemania y Reino Unido denunciaron este sábado «una escalada suplementaria» del programa iraní para dotarse de la bomba atómica por la decisión de ampliar con cientos de centrifugadoras más sus instalaciones de Natanz y Fordó, con las que aumentar sus reservas de uranio enriquecido.

En una declaración común, publicada por el Ministerio francés de Exteriores, los tres países europeos califican de «inquietante» esa decisión de incrementar «significativamente» su capacidad de producción de uranio en Fordo.

La información sobre esas centrifugadoras procede del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y se considera una reacción a la resolución crítica con la República Islámica emitida por esta instancia de la ONU la semana pasada.

Para Francia, Alemania y Reino Unido eso «vacía de contenido» el acuerdo internacional de 2015 sobre el programa iraní (JCPoA, en sus siglas en inglés) que en realidad quedó más que tocado desde que en mayo de 2018 el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, se retiró.

Los tres países europeos insisten en que «no es aceptable» que Teherán presente la ampliación de su programa de enriquecimiento de uranio como una reacción a la resolución del OIEA en la que le reclamaba la «cooperación esperada desde hace tiempo» sobre sus garantías.

También subrayan que Irán «tiene una obligación legal» para «aplicar plenamente» el acuerdo de garantías del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares que, como recuerdan, es distinto del JCPoA.

Los inspectores del OIEA han verificado en los últimos días la introducción de nuevo material fisible para la producción de uranio enriquecido y, en paralelo, Irán les ha informado de que en las próximas tres a cuatro semanas instalará cientos de otras centrifugadoras en la planta subterránea de Fordó.

Irán está enriqueciendo y acumulando cantidades significativas de uranio con una pureza del 60 %, cercano ya al nivel necesario del 90 % para fabricar armas atómicas.

Además, restringe desde hace meses el acceso de algunos de los inspectores OIEA más experimentados, lo que está mermando la capacidad de esta agencia de la ONU para verificar que su programa nuclear es exclusivamente pacífico.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -