viernes, mayo 24, 2024
- Publicidad -

Palmer puso la música y los goles en el recital blue

- Advertisement -

Londres.- Chelsea goleó este lunes al Everton por 6-0 gracias al póker de un Cole Palmer que quiere pelear por la Premier League.

Palmer, a sus 21 años, le echó un pulso a Pep Guardiola la temporada pasada y pidió más minutos. Se vio preparado para ello y para dar un paso adelante.

No quería esperar su oportunidad en el banquillo y pasar años entrando y saliendo del equipo, como Phil Foden. Quería ser titular ya, y por eso se marchó en verano.

Chelsea pagó 60 millones por él y no fue una locura. Ha quedado demostrado que fue hasta barato y que si este equipo tiene alguna razón para sonreír es por él.

En otra exhibición, Palmer metió un ‘hat trick’ perfecto en media hora, tras un gol con la zurda, uno con la cabeza y otro con la diestra. Marcó un tanto de penalti en la segunda parte y, junto a un buen gol de Nico Jackson, comandó la goleada frente a Everton.

Su primera acción del partido, a los trece minutos, fue una joya. Tiró un caño a Branthwaite, uno de esos centrales por los que el Manchester United desembolsará 60 millones de euros en el futuro, hizo una pared con Jackson y ajustó la pelota de primeras al palo. Un primer golazo para descorchar la noche en Stamford Bridge.

Le siguió un gol de delantero centro, de pillo. Llegó el primero a un rechace de Pickford y lo cabeceó a gol.

Antes de la media hora, aprovecharía otro regalo del meta inglés, esta vez más grosero. Pickford se confió, entregó mal la pelota estando fuera del área y Palmer necesitó dos toques para hacer magia. Controló y con su diestra, la menos buena, la mandó a la red. Un gol dificilísimo y que completó con una precisión quirúrgica.

Pese a la goleada, el Everton tuvo sus ocasiones y de no ser por la falta de puntería de Beto podría haber apretado un poco el partido.

Antes del descanso, Jackson, con un gran gol a la media vuelta tras centro de Cucurella, liquidó el encuentro.

Sean Dyche cambió a medio equipo en el descanso, pero el 4-0 ya era demasiado y, por pura inercia, siguieron llegando ocasiones para el Chelsea, hasta que Doucouré derribó por detrás a Palmer y los ‘Blues’ encontraron la manera de ensuciar su victoria.

Sin ninguna necesidad de ello y con Palmer como tirador designado, con nueve de nueve penaltis anotados esta temporada, Madueke y Jackson aprovecharon que el ’10’ se dolía en el suelo del pisotón para pelear por quién debía tirar el penalti.

Madueke se aferró a la pelota y Jackson se lo recriminó, hasta el punto de que fue Conor Gallagher, el capitán, el que le quitó el balón a Madueke y se lo dio a Palmer. De no ser por la intervención del capitán, Madueke se hubiera encarado a Jackson. Hizo, incluso, un par de amagos de volver a ir a por el delantero africano, una vez que los ánimos parecían más templados.

El abrazo que se dieron, una vez Palmer marcó e hizo su póker, fue poco más que forzado.

Con el cambio y consiguiente ovación de Palmer, a diez minutos del final, acabó la incertidumbre de si Palmer igualaría a Andy Cole, Alan Shearer, Kun Agüero, Jermaine Defoe y Dimitar Berbatov como los únicos futbolistas en la historia de la Premier en meter cinco tantos en un mismo encuentro. Lejos quedan los siete que le hizo Ted Drake al Aston Villa con el Arsenal en 1935 y que son historia de la Primera división inglesa.

Para redondear la noche, el canterano Alfie Gilchrist hizo su primer gol con la camiseta del Chelsea.

Esta victoria permite al Chelsea agarrarse a la posibilidad de ir a Europa. Es noveno, a tres puntos de la séptima posición que en estos momentos tiene el Manchester United y que puede dar acceso a la Liga Conferencia, siempre y cuando Inglaterra se haga con el quinto puesto para la Champions. Los de Mauricio Pochettino, además, tienen un partido menos que los ‘Diablos Rojos’.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -