miércoles, julio 17, 2024
- Publicidad -

Curry se llevó los honores ante Ionescu en el duelo estelar de triples

- Advertisement -

Indianápolis (EE.UU.).- Steph Curry derrotó este sábado a Sabrina Ionescu en un duelo de triples en el All-Star de la NBA promovido como «Stephen contra Sabrina».

Ganó Curry por 29 puntos a 26 el duelo con Ionescu desde la línea de tres puntos de la NBA, una prueba inédita en la que la jugadora de la WNBA llevó al límite al mejor triplista de la historia de la liga.

Ionescu llegó a esta cita tras su asombrosa actuación en el concurso de triples del All-Star de la WNBA, cuando selló el récord de puntos, tanto en el baloncesto masculino como femenino, con 37 puntos de 40 posibles y un 25 de 27 en tiros.

La jugadora estadounidense compitió con balones de la WNBA, ligeramente más pequeños respecto a los de la NBA, usados por Curry.

Curry necesitó llegar al último estante de balones y refrendó su victoria con 29 puntos. Levantó los brazos al cielo e intercambió un sentido abazo con Ionescu, con el que tiene un fuerte vínculo de amistad.

Fue precisamente una propuesta de estas dos estrellas organizar este duelo, con el deseo de liderar un cambio de perspectiva e inspirar a niñas y niños a perseguir sus pasiones.

«Fue fantástico, estar aquí por primera vez, ofrecer un espectáculo, cambiar la perspectiva», dijo Ionescu al acabar la prueba.

Manifestó el deseo de que esta no sea la última vez y prometió seguir usando su plataforma para inspirar el crecimiento del deporte.

«Si sabes tirar, sabes tirar. No importan si eres un niño o una niña», subrayó Ionescu, ovacionada por el público.

Horas antes de enfrentarse a Curry, Ionescu ofreció una larga rueda de prensa en la que contó el proceso que la llevó a aceptar este desafío.

«Habría sido fácil decir que no quería sentirme avergonzada o tenía miedo de fracasar. No lo hice porque sé quién soy, pero también por lo que va a significar para muchas jóvenes chicas, que verán que pueden saltar a la pista y ganarle a un chico en el campo, que pueden jugar más en un equipo de chicos, que pueden ser las mejores en su equipo femenino», dijo Ionescu.

«Yo juego para eso, y eso superó todo tipo de miedo de venir aquí y de no ganar», prosiguió.

El concurso del sábado se disputó en el Lucas Oil Stadium, el estadio de los Indianápolis Colts de la NFL, preparado con una futurista pista de baloncesto de vidrio e iluminada con unos ‘led’. Hubo un espectacular efecto pantalla gigante en una pista de vidrio de 756 metros cuadrados.

Este domingo, el All-Star concluirá con el partido de las estrellas, disputado en la Gainrbridge Fieldhouse, la casa de los Indiana Pacers.

Ese escenario ya albergó el viernes el Rising Stars entre jugadores de prime año, del segundo año y una selección de talentos de la liga de desarrollo G League.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -