lunes, julio 15, 2024
- Publicidad -

‘Kvara’ y Osimhen recordaron los viejos tiempos con Nápoli

- Advertisement -

Roma.- Kvicha Kvaratskhelia y Victor Osimhen reanimaron este sábado al Nápoli en la Serie A, tal como la temporada pasada, en la victoria 2-1 sobre Cagliari.

Al más puro estilo del Nápoli campeón, fueron ‘Kvara’ y Osimhen los artífices de una victoria que se atragantó durante unos minutos ante la respuesta de los de Claudio Ranieri.

Pero con un nigeriano superlativo y un georgiano acertado, el Nápoli tiene todas las cartas para ganar este tipo de partidos pese a que la confianza no esté en su punto más alto. Solo por el talento individual de estos dos ídolos en la Ciudad del Vesubio.

Fue mejor el cuadro local durante los primeros 45 minutos, aunque Cagliari supo hacer su partido. Dominó el combinado partenopeo con criterio la posesión, hizo daño y apenas puso en peligro su propia puerta, solo con una ocasión en los compases finales de este primer acto que obligó a Meret a exigirse al máximo en el uno contra uno contra Nahitán Nández.

Antes de ese desliz, todo el peligro real fue del Nápoli. Un remate de cabeza al palo de Rrahmani, llegadas constantes de Kvaratskhelia por banda, un golpeo de Cajuste desde el corazón del área y un disparo de falta de Politano desde la frontal que se fue por poco. El Cagliari fue rocoso por el carril central y resistió.

Les faltó el acierto en el último toque a los de Mazzarri, que persiguieron con ansia trasladar a la Serie A, en la que perdieron sus dos últimos partidos, ante ‘Juve’ e Inter, la buena dinámica que les dejó la victoria ante el Braga en Liga de Campeones que les permitió sellar su clasificación a octavos.

Sin embargo, el primero aviso tras el descanso llegó del perfil sardo. Un descuido en salida de balón apunto estuvo de convertirse en desgracia napolitana, pero Obert definió muy centrado, fácil para Meret.

Volvió a jugar el Nápoli con juego sin necesidad, asustando a una grada que, eso sí, no tardo en pasar por una montaña rusa de emociones que acabó en final feliz.

Y es que el partido se volvió loco en 6 minutos. Del 0-0 al 2-1 y el 3-1 anulado. El flamante campeón del Balón de Oro africano, el nigeriano Victor Osimhen, acudió al rescate de los suyos por enésima vez con un testarazo al centro perfecto del recuperado Mario Rui.

El remate salió centrado pero acabó al fondo de la red favorecido por la endeble mano de Scuffet bajo los palos del Cagliari.

Respiró el Diego Armando Maradona gracias, de nuevo, a su héroe enmascarado, que abrió la veda de los goles.

Fueron solo unos pocos minutos de disfrute general. Tres en concreto. Porque el Cagliari, como si hubiera estado esperando encajar gol para volverse agresivo, respondió con el tanto del empate que desesperó a Mazzarri y a todo Nápoli.

Fue Pavoletti, el otro héroe del campo, el que con la camiseta del Cagliari se hizo espacio en el área para rematar el centro lateral de Luvumbo.

Lejos de venirse abajo, el Nápoli encaró el reto. Tres minutos después, ‘Kvara’ encontró el gol de la victoria, pero fue directo a celebrarlo con Osimhen, que fue el verdadero artífice con una jugada individual dentro del área en la que aguantó el balón dando toques con cabeza y rodilla para después sacar un pase raso a su escudero georgiano, que definió con contundencia.

Lo peleó el Cagliari, pero no pudo con el campeón. Tras la victoria en Liga de Campeones, el Nápoles rubricó una balsámica ante un rival inferior, pero siempre peligroso. Osimhen y ‘Kvara’ comandaron la reacción del Nápoli.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -