lunes, julio 15, 2024
- Publicidad -

Micah Hamilton irrumpió en la escena europea con Manchester City

- Advertisement -

Londres.- Manchester City superó 3-2 al Estrella Roja este miércoles gracias a la aparición de un joven y desconocido Micah Hamilton.

Micah Hamilton era un recogepelotas más del Etihad Stadium. En un partido contra el Crystal Palace en 2017, Pep Guardiola le pidió más rapidez para distribuir los balones a sus futbolistas y seis años después le dio su primer partido como profesional.

Este chico de 20 años no defraudó. En su estreno en la élite, Hamilton marcó un gol y forzó un penalti en la intrascendente victoria del City contra el Estrella Roja.

Era un partido sin mucha historia para los de Guardiola, ya clasificados como primeros de grupo y sin más incentivo que cerrar la fase de grupos invictos. Pero para Hamilton significó mucho más.

Era la primera vez que salía del filial para jugar un partido profesional y se encargó de que este momento fuera inolvidable.

Con el número 92 a la espalda y rodeado de un equipo de suplentes – de los titulares solo jugó John Stones-, el extremo inglés adelantó a los suyos con un golazo antes del minuto 20.

Recogió un pase en la banda, encaró hacia el interior y conectó un trallazo al primer palo. Una carta de presentación perfecta para aquellos que le recordaban recibiendo instrucciones de Guardiola en la banda del Etihad durante un partido de hace seis años.

En un duelo sin mucha historia para los ingleses, descubrir talentos como el de Hamilton fue el gran atractivo. Como lo fue también el del delantero Oscar Bobb, sustituto del lesionado Erling Haaland y opción para dar descanso a Julián Álvarez.

Bobb, que ya ha disputado varios encuentros esta temporada con los ‘Sky Blues’ y ha sido elegido en dos ocasiones mejor jugador de la cantera, también dejó su huella, al sentenciar el partido en la segunda parte con una buena internada dentro del área y un disparo suave al palo largo.

Guardiola se pudo ir contento a casa, su equipo no solo se embolsó los 2,8 millones por el triunfo y se unió al Real Madrid como los dos equipos capaces de ganar todos los partidos de su fase de grupo si no que también brindó oportunidades a las perlas de la cantera del City, una de las más prolíficas del fútbol inglés.

La única nota negativa la dejó el gol que encajó el City, surgido de un error en la entrega de Stefan Ortega y de Kalvin Phillips, que no persiguió a Hwang In-Beom.

El coreano tiró una pared en la frontal del área y definió con comodidad para dar una alegría al Estrella Roja antes de abandonar Europa esta temporada.

El centrocampista inglés, que tiene pie y medio fuera del equipo, al menos se desquitó al anotar una pena máxima que forzó Hamilton, al regatear a dos jugadores y ser derribado.

En el tiempo de descuento, Katai, en un córner, recortó distancias, pero el Estrella Roja ya no tuvo tiempo para rascar un empate ante el campeón.

Con la ausencia de lesiones en un día así y el ritmo que cogieron futbolistas como John Stones, mermado últimamente por las lesiones, permitieron que el City salga indemne de Belgrado y pueda ya centrarse en el último partido de la Premier League, ante el Crystal Palace, antes de marcharse a Arabia Saudí para jugar el Mundial de Clubes.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -