sábado, julio 20, 2024
- Publicidad -

Max Verstappen protagonizó el show del GP de México

- Advertisement -

Madrid.- Max Verstappen (Red Bull) consiguió este domingo su victoria 16 de la temporada de Fórmula 1 al triunfar en el GP de México, donde el ídolo local, Sergio Pérez, tuvo una jornada para el olvido.

Verstappen logró su triunfo 51 en la F1 en el Autódromo Hermanos Rodríguez, que, además, le permitió alcanzar la marca histórica del mítico francés Alain Prost.

El neerlandés lo consiguió al cruzar la línea de meta por delante de Lewis Hamilton (Mercedes) y Charles Leclerc (Ferrari), que completaron el top tres.

Carlos Sainz (Ferrari) finalizó como el mejor del resto en el cuarto lugar seguido por Lando Norris (McLaren) -protagonista de la remontada del día- y George Russell (Mercedes) acabaron quinto y sexto, respectivamente.

Después de alcanzar a Prost, en las tres carreras que quedan del 2023 tendrá la oportunidad de igualar o superar a otro cuádruple campeón mundial, el alemán Sebastian Vettel, líder del anterior periplo glorioso de Red Bull (2010-13) y 53 veces triunfal en la categoría reina.

Sainz salía segundo en la parrilla, en una primera fila íntegra de Ferrari, que el sábado había festejado la ‘pole’ de Leclerc. Esta era la segunda seguida y su vigésima segunda en la F1: un registro que no alcanza ningún otro piloto que no haya sido campeón del mundo.

«Mad Max» los seguía en el tercer lugar junto a Daniel Ricciardo (Alpha Tauri), mientras en la tercera fila estaban ‘Checo’ Pérez, quinto en parrilla, y Hamilton.

Todos afrontaron la salida con neumáticos medios, a excepción de Alex Albon (Williams) y Esteban Ocon (Alpine) -que lo hicieron con duros-. Así como Norris, que arrancó con las gomas blandas.

Verstappen rápidamente salió al ataque en la larga recta del circuito más elevado del Mundial, que lleva al límite a los monoplazas.

En una sola maniobra dio cuenta de ambos Ferrari, a los que ‘Checo’ atacó también, pero acabó chocando con Leclerc antes de salir despedido en la primera curva.

Y, a pesar de que llegó al garaje, se tuvo que retirar a las primeras de cambio. Para mayor disgusto de su muy entusiasta afición local.

«Sólo pensaba en ganar, ni siquiera en el podio. Vi una oportunidad y me lancé. Arriesgué, pero si me hubiese salido bien, me hubiera puesto primero en la primera curva. Me voy tranquilo, porque lo intenté; pero me voy triste, porque les quería dar la victoria a toda mi gente», explicó, tras bajarse del coche, Pérez. Que sigue segundo en el Mundial, pero con sólo 20 puntos sobre Hamilton.

El neerlandés rodaba por delante de los dos coches rojos con Ricciardo cuarto, seguido de Hamilton, Oscar Piastri (McLaren)y del Mercedes de Russell.

Hamilton dio cuenta del piloto de Perth y le arrebató la cuarta plaza en la undécima vuelta. En la que comenzó a enfilar a Sainz, al que más adelante le lanzaría un ‘undercut’.

Verstappen paró en la vuelta 20 para instalar duros. Tras el ‘pit stop’, Leclerc tomó provisionalmente el liderato y el ídolo deportivo de los Países Bajos retornó séptimo a pista.

Desoyendo los consejos de su ingeniero, apretó y pronto se colocaría tercero. A las primeras de cambio rebasó a Russell y a Piastri. Y poco después a Ricciardo y a Hamilton, que paró en la 25, para instalar el neumático más rígido.

En la 29 superó a Sainz para colocarse segundo, cuando Alonso rodaba decimocuarto y Norris, noveno, ya lo hacía en los puntos.

El español de Ferrari entró en garajes en la 31, confirmándose el ‘undercut’ de Hamilton, que le arrebató la tercera plaza. Pero no pudo rebasar a Leclerc cuando el monegasco paró un giro más tarde.

Fue entonces cuando se interrumpió la carrera, tras la trigésima quinta vuelta, justo en el ecuador de la misma.

Kevin Magnussen perdió el control de su Haas y, después de que se decretase inicialmente coche de seguridad, se ondeó la bandera roja. Esto para arreglar los desperfectos de las vayas de protección.

Se tomó de nuevo la salida desde la parrilla. Los de arriba con neumáticos duros, menos los Mercedes, con medios. Verstappen defendió bien su posición en una arrancada en la que no se alteraron los primeros puestos y tras la cual ‘Mad Max’ se empezó a despegar, marcando vueltas rápidas.

En la 40, Hamilton pasó a Leclerc y se colocó segundo. Al mismo tiempo, Russell amenazaba claramente la cuarta plaza de Sainz, que volvió a ser ‘ministro de defensa’ y no sólo mantuvo su plaza, sino que, además, sería el inglés de Mercedes el que acabaría cediendo la quinta a su compatriota Norris; que lo pasó a cuatro para meta.

En la lucha por el segundo puesto en el Mundial de constructores, Mercedes (371) aventaja en 22 puntos a Ferrari.

Sin descanso, la Fórmula Uno se desplaza ahora a Sao Paulo, donde se disputará el Gran Premio de Brasil. El antepenúltimo de un Mundial que se cerrará el 26 de noviembre en Abu Dabi. No sin antes pasar por el debut en el calendario del GP de Las Vegas (EEUU).

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -