miércoles, julio 17, 2024
- Publicidad -

Abuelas de Plaza de Mayo identifican al «nieto 133» robado por la dictadura argentina

- Advertisement -

BUENOS AIRES.- La organización Abuelas de Plaza de Mayo identificó al «nieto 133» robado por la dictadura argentina (1976-1983), según desveló este viernes el colectivo, que ampliará los detalles de «una nueva restitución» de identidad en una rueda de prensa.

«Con inmensa felicidad, anunciamos el encuentro del nieto 133», indicó el comunicado de prensa, en el que se convoca a un encuentro con la prensa en el Espacio Memoria y Derechos Humanos -antigua Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los mayores centros de detención ilegal y tortura en dictadura-, en el que se ofrecerán más detalles del caso.

«A casi 40 años del inicio del período democrático más largo de nuestra historia, seguimos buscando a nuestros nietos y nietas, todos los días. Cada restitución reafirma que el pueblo argentino nos acompaña y decide no olvidar», agregó el texto sobre la primera identificación que tiene lugar en 2023, pues las dos últimas datan de diciembre de 2022.

Poco después, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter felicitando al colectivo por «otra inmensa victoria de su incansable lucha en este largo camino de Memoria, Verdad y Justicia».

«Gracias Abuelas, por devolverle la identidad a todo un pueblo que las acompaña», agregó el mandatario, quien este mismo viernes recibió en la Casa Rosada (sede del Gobierno) a representantes de la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (Fedefam), que celebra su XIX Congreso en Buenos Aires.

La asociación Abuelas Plaza de Mayo está integrada desde 1977 por ancianas que buscan a sus nietos, hijos de desaparecidos que fueron apropiados por el régimen y entregados a familias ajenas.

La asociación, presidida por Estela de Carlotto (92 años), estima que cerca de 500 bebés fueron robados por la dictadura a sus progenitores, en su mayoría opositores al régimen, y en muchos casos a madres que dieron a luz en centros clandestinos de detención y tortura y fueron desaparecidas para siempre, asesinadas o tiradas con vida, drogadas, al mar.

A mediados de la década de 1980, las Abuelas impulsaron la creación de un banco para almacenar sus perfiles genéticos y garantizar la identificación de sus nietos.

Según organismos de derechos humanos, el terrorismo de Estado hizo desaparecer a cerca de 30.000 personas.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -