lunes, julio 22, 2024
- Publicidad -

Alexander Zverev apagó el sueño de Tomás Etcheverry

- Advertisement -

París.- Alexander Zverev consiguió su tercera clasificación consecutiva para semifinales de Roland Garros al derrotar 6-4, 3-6, 6-3 y 6-4 a Tomás Etcheverry.

El argentino le plantó cara al alemán, que impuso su mayor experiencia en los momentos clave. Ahora perseguirá su primera final contra el ganador del duelo entre el noruego Casper Ruud y el danés Hoger Rune.

Zverev disputará la sexta semifinal de un grande, la primera desde que hace un año se torció el tobillo en esa fase de Roland Garros.

Un retorno en potencia del germano, que está en el mismo lugar donde se lesionó cuando batallaba contra Nadal.

Etcheverry afrontó el duelo sin ningún complejo, pese a ser el único de los clasificados que nunca había llegado a estas alturas de un Grand Slam.

Pero la fe en su tenis es enorme y eso no cambió aunque tuviera enfrente a un ex número 2 del mundo. El mismo que está en plena reconstrucción tras la lesión que sufrió el año pasado en este mismo torneo.

La diferencia de experiencia no se tradujo en distancia de nivel, porque el de La Planta le plantó cara. Pero sí en los momentos clave, en los que el germano estuvo más astuto y aprovechó los pocos resquicios que le dejó el argentino.

Por uno de ellos, aprovechando la segunda bola de rotura para arrebatarle el saque, se apuntó el primer parcial.

Fue el primer set que se dejaba Etcheverry desde su llegada a París. Pero el argentino no acusó el golpe, mantuvo su buen nivel y logró empatar el partido. Era un jarro de agua fría para el germano, que no se esperó tanta resistencia.

Así, el argentino se colocó 2-0 en el inicio del tercero, aunque enseguida empató Alexander Zverev, que recobró la iniciativa y se apuntó cinco juegos seguidos para dejar encarrilado el set.

Con un público entregado al desparpajo del argentino, aguantó el envite, pero el germano volvió a romper en el séptimo y aguantó dos bolas de recuperación en el siguiente para situarse en posición de cerrar el partido con su saque.

Contra las cuerdas, Etcheverry tiró de casta, apeló al apoyo de la grada en busca de una última bocanada de oxígeno, pero Alexander Zverev no se la concedió.

También podría leer: Swiatek sigue imparable y avanza a semifinales

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -