jueves, julio 25, 2024
- Publicidad -

Borrell confía en que ONU logre pronto pacto sobre grano ucraniano

- Advertisement -

LUXEMBURGO.- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, confió este lunes en que la ONU concluya pronto un acuerdo para desbloquear las exportaciones de cereal ucraniano a causa de la guerra iniciada por Rusia, que calcula que asciende a 20 millones de toneladas.
“Estoy seguro de que al final las Naciones Unidas lograrán un acuerdo.
Es inconcebible. Uno no puede imaginar que millones de toneladas de trigo permanezcan bloqueadas en Ucrania mientras que en el resto del mundo hay gente que pasa hambre”, indicó Borrell a la prensa a su llegada a un Consejo de ministros de Exteriores de la UE, en el que se abordará la crisis alimentaria internacional a raíz del conflicto en Ucrania.
“Esto es un verdadero crimen de guerra. Así que no imagino que dure mucho más. De otro modo, sería algo de lo que Rusia sería responsable. No se puede utilizar el hambre de la gente como un arma de guerra”, continuó.
El político español mostró apoyo a los esfuerzos de la ONU, que con el respaldo de varios países como Turquía lleva semanas tratando de impulsar un acuerdo para facilitar tanto la exportación de grano ucraniano como de cereales y fertilizantes rusos con el fin de evitar una crisis alimentaria, dada la importancia de esos productos en el mercado global.
Borrell afirmó que “las consecuencias de la guerra en Ucrania se están volviendo muy peligrosas no solo para Ucrania, sino para todo el mundo”, y alertó del riesgo de “una gran hambruna en el mundo, especialmente en África” a causa del incremento de precios y la escasez de energía y alimentos.
“No son las sanciones de la UE las que están creando esta crisis. Nuestras sanciones no están dirigidas a la comida o a los fertilizantes. Quien quiera comprar alimentos o fertilizantes rusos, puede hacerlo. No hay obstáculos”, insistió, y agregó que “esos productos de Rusia están fuera del alcance de nuestras sanciones”.
Borrell recalcó que “el problema viene del bloqueo ruso del grano ucraniano. Millones de toneladas de trigo están bloqueadas y millones de personas no podrán comer ese trigo, así que la guerra va a tener consecuencias dramáticas para el mundo”.
“Pedimos a Rusia que desbloquee los puertos (ucranianos) y permita que este producto salga”, concluyó.
Por su parte, el ministro austríaco de Exteriores, Alexander Schallenberg, dejó claro que la crisis alimentaria no es culpa de las sanciones europeas.
“No podemos navegar sobre la base de una visión eurocéntrica del mundo, sino que tenemos que dejar claro que en Oriente Próximo y sobretodo en África, pero también en el sudeste asiático tenemos un gran trabajo de aclaración por delante”, dijo en alusión a la narrativa de Moscú sobre que Rusia no es responsable del bloqueo de alimentos.
“No podemos sacar todo pero si logramos sacar algo a través de diferentes caminos, se ayuda al desafío global”, indicó su homóloga alemana, Annalena Baerbock.
El ministro neerlandés, Wokpe Hoekstra, dijo que para su país es “esencial que lo solventemos, que saquemos la producción”, y consideró que “esto solo es posible por mar”.
“Mientras dejemos de caer en la trampa de estar amenazados por Moscú, estamos abiertos a cualquier solución que pueda funcionar”, apuntó.
El titular lituano, Gabrielius Landsbergis, coincidió en que básicamente la única ruta posible para sacar de Ucrania el cereal bloqueado es el mar Negro.
EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -