jueves, abril 18, 2024
- Publicidad -

Familias de las víctimas por colapso de metro en México esperan justicia

- Advertisement -

CIUDAD DE MÉXICO.- Familias y víctimas del accidente hace justo un año en la línea 12 del metro de la Ciudad de México, que dejó 26 muertos y un centenar de heridos, siguen buscando justicia, mientras las autoridades proyectan terminar la rehabilitación del tramo y las empresas implicadas cerrar los acuerdos indemnizatorios.

“Estamos en ese proceso judicial (para lograr las indemnizaciones)», explica a Efe Benito Alvarado, quien viajaba en el vagón accidentado con su hermano para regresar a casa después de una jornada de trabajo.

Para Alvarado, que pasó días sin poder mover nada más que la cabeza y que ahora todavía no camina, la prioridad, más allá del dinero, es su recuperación.

Como él, decenas de personas vieron cambiadas esa noche y para siempre sus vidas, al igual que las familias de los 26 fallecidos.

El 3 de mayo de 2021 un puente elevado de la línea 12, en la alcaldía Tláhuac, en el suroriente de la capital mexicana, se derrumbó, lo que provocó que un vagón cayera sobre una vialidad, quedando encallado en forma de «V».

Por el momento no hay nadie encarcelado por el hecho, pero el lunes la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México señaló que la investigación se mantiene y que buscará imputar a 10 personas por los delitos de homicidio, lesiones y daños culposos.

«No fue un desastre natural, fue un error», sentencia Alvarado.

Alvarado, junto a otra veintena de afectados y familiares de víctimas, han tratado de buscar justicia ante los tribunales mexicanos, mientras 14 de los representados por el abogado Cristopher Estupiñán llevaron el caso a la Corte Suprema del estado de Nueva York, donde interpusieron una demanda civil contra las empresas implicadas.

La obra fue construida por un consorcio integrado por la francesa Alstom y las mexicanas ICA y Carso, propiedad del magnate Carlos Slim. Los trenes fueron diseñados y ensamblados por la española CAF.

Además, la semana pasada el bufete de abogados informó que algunas familias están llegando a acuerdos económicos. Pero las víctimas no quieren, por el momento, especificar más sobre estas posibles compensaciones.

«Te cambia todo, tienes otra forma de vivir”, asevera Alvarado, quien pasó de ser un hombre muy activo que salía todos los días a trabajar a necesitar de la ayuda de sus familiares prácticamente todo el día.

Está esperanzado en volver a caminar en dos años, fecha que le dieron los médicos, pero también agotado de intentarlo y sentir que sus piernas todavía no tienen la fuerza suficiente.

“Yo iba en la entrada (del vagón), en la parte que se levantó. Al hacer esto toda la gente se va hacia abajo. (…) Se empiezan a romper asientos, los tubos se comprimen. Por inercia te vas agarrando de tubos pero todo se va a pique. Mi hermano gritaba que le dolía su brazo pero casi todos nos vamos hasta abajo… hasta que me doy cuenta de que tengo las piernas muy destrozadas”, relata el hombre.

Todavía necesita varias cirugías y su hermano también, aunque reconoce que las autoridades han cumplido y han cubierto los gastos médicos, al menos en su caso.

EFE

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Advertisement -

NOTICIAS RELACIONADAS

- Advertisement -