EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



EFE

Senador del PT que acusó a Rousseff y Lula pide su baja del partido

Amaral pidió la exclusión del partido mediante una carta dirigida a la dirección regional del partido

15/03/2016 | 05:09 pm


RÍO DE JANEIRO.-  El exjefe del oficialismo en el Senado de Brasil Delcidio Amaral, que hizo graves acusaciones de corrupción contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, pidió hoy su baja del Partido de los Trabajadores (PT).

Amaral, que era uno de los principales dirigentes de la formación oficialista en el estado de Mato Grosso do Sul, pidió su exclusión de la lista de afiliados al PT en una escueta carta que dirigió a la dirección regional del partido en ese estado del oeste brasileño.

El exministro de Minas y Energía, que siempre tuvo buenas relaciones con los dirigentes del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), se afilió al PT en 2001, un año antes de que Lula fuese elegido presidente por la formación que ayudó a fundar.

Pese a sus pocos meses de militancia, Amaral fue postulado por el PT como candidato a senador por Mato Grosso do Sul y fue elegido en 2002 y reelegido en 2010.

Tras haber sido un importante aliado en el Congreso tanto de Lula como de Rousseff en su primer mandato, el senador fue nombrado por la presidenta como portavoz del Gobierno en el Senado en abril del año pasado.

Su carta de renuncia al partido fue divulgada horas después de que el Tribunal Supremo, homologara la declaración que el senador hizo ante la Fiscalía en el marco de un acuerdo en el que aceptó delatar casos de corrupción a cambio de una futura reducción de su condena.

En su delación, divulgada igualmente hoy por la Justicia, el senador involucra tanto a Rousseff como a Lula en varios casos de corrupción.

Entre otros ilícitos, acusa a Rousseff y Lula de chantajear a testigos de asuntos de corrupción, entre ellos a él mismo, de financiación ilegal de sus campañas electorales, de presionar a jueces del Tribunal Supremo y de tener conocimiento o autorizar operaciones ilegales en Petrobras.

En la declaración incriminatoria, que tiene 255 páginas y aporta pruebas como sus agendas oficiales, listas de llamadas y pasajes aéreos, denuncia también a numerosos políticos de partidos oficialistas y de oposición.

EFE