EN VIVO NOTICIAS



EFE

Piqué en fuera de juego

06/10/2017 | 08:53 am


Tremenda la semana que vive Piqué, España y Cataluña. Sin ánimo de hacer una columna llena de política, el tema era ineludible. Detesto cuando se mezcla con el deporte, más si opaca al fútbol y lo mancha. Partiendo de esa base, y respetando criterios analizamos la situación. 

Luego del polémico partido del Barcelona a puerta cerrada en el Camp Nou, donde la directiva del club catalán, se negaba a jugar en un principio por la tensión en la ciudad tras el referéndum independentista; Gerard Piqué, se arriesgó y ante los medios de comunicación volvió a manifestar su posición política e incluso movió el avispero al referirse sobre la selección española, como un grupo donde se va a ‘trabajar con compromiso’ y no un lugar para hacer ‘patriotismo’ dando un mensaje que sentir los colores, no es lo suyo.

Ante tal declaración, Piqué acudió al complejo deportivo de las Rosas en Madrid, para concentrarse con España previo a los partidos ante Albania e Israel, y bajo un ambiente de mucha tensión comenzó el show. Pitidos e insultos en el primer entrenamiento fue lo que recibió el defensor catalán, para su mala fortuna el entrenamiento fue abierto al público, que pedía su renuncia a la Roja. 

Sus compañeros, federativos e incluso el seleccionador Lopetegui, trataron de protegerlo una vez más. Declaraciones exigiendo respeto a Piqué e intentando olvidar la situación era el clamor, pero demasiado tarde, él había generado un problema que no estoy seguro si quiere salir. 

Es tan grande el enfrentamiento entre España y Cataluña, que el propio Rey, Felipe VI, ofreció un discurso de reconciliación al país. Piqué no lo escuchó pues estaba jugando a las cartas, así lo admitió en su valiente rueda de prensa del pasado miércoles. Duró 35 minutos y aceptó 26 preguntas todas sobre política y su continuidad con la Selección Española. Era la oportunidad perfecta para bajar la tensión, enviar un mensaje conciliador y pensar en fútbol. Una semana en la que podrían incluso clasificar oficialmente al Mundial de Rusia. 

Piqué fiel a su papel de ‘influencer’ en redes sociales (solo en Twitter tiene más de 16 millones de seguidores) mantuvo su postura ideológica, pero intentó explicar su punto de vista activando la experiencia acumulada, gracias a los miles de líos que se ha metido en su carrera profesional. Dejó frases como “No es mi caso, pero un independentista podría jugar en la Selección española…” opinión respetable, pero mantiene la confrontación. Quizá no era lo que pedía el momento.

Para la mayoría de los deportistas representar a su país en algún evento internacional es llegar al top. No solo significa ser élite en una disciplina, luchar por un objetivo individual o común, también dejar en alto a una nación y representarlos. Piqué, no lo entiende así, simplemente por no sentirse más español que catalán. Debemos respetarlo, pero él entender que también debe ofrecer respeto y guardar la compostura. 

Xavi Hernández, Carles Puyol y Pep Guardiola representaron a España, en la actualidad Sergio Busquets, Jordi Alba y Sergi Roberto. Todos al igual que Piqué defienden a Cataluña. Pero, entendieron y respetaron el contexto. Dieron el ejemplo y evitaron la radicalización. Algunos, hasta fueron campeones del Mundo y Olímpicos, lo disfrutaron y celebraron con todo el país. Allí se sintieron en la cúspide.

Piqué, dice sentirse orgulloso de jugar en la selección española y no renunciará. La afición hoy no le cree y su mensaje da la sensación de estar en fuera de juego. El deporte es union, no hay espacio para la división, esa que trae la política. 

Por: Richard Morales 

¿Cree usted que los resultados de las elecciones regionales aliviarán las tensiones políticas en el país?

Loading ... Loading ...