EN VIVO NOTICIAS



Francia/ Foto: Archivo

Oposición francesa critica a Macron por atacar Siria sin el aval de la ONU

16/04/2018 | 02:17 pm


PARÍS.- La oposición francesa, desde la extrema izquierda hasta el centro-derecha, criticó hoy en el Parlamento al presidente francés, Emmanuel Macron, por haber actuado sin el aval de la ONU durante los bombardeos selectivos contra instalaciones químicas en Siria.

En un debate en la Asamblea francesa en el que no hubo votación, el Gobierno francés y sus partidos aliados de centro defendieron la intervención de Francia en la madrugada del pasado sábado, cuando atacaron puntos sirios junto a Estados Unidos y Reino Unido.

Los centro-derechistas de Los Republicanos, el principal partido opositor, avisaron a Macron que “sobrepasó una línea” roja al actuar sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU, donde la Rusia de Vladímir Putin ha presentado varios vetos para evitar represalias contra la Siria de Bachar al Asad, aliado de Moscú.

“Alineándonos con las posiciones estadounidenses, renunciamos a la singularidad de Francia (…) Decidiendo sin el mandato de la ONU una intervención en Siria, (Emmanuel Macron) ha sobrepasado una línea” roja, reprobó el diputado centro-derechista Christian Jacob.

El político recordó que Francia ya se opuso a atacar Irak en 2003 bajo el mandato del centro-derechista Jacques Chirac y aseveró que “sin Rusia” no habrá una solución duradera en Siria.

“Acabar con un dictador (Al Asad) no quiere decir que se formará una democracia (…) En 2003, en Irak, no intervenir supuso una expresión de independencia de nuestro país”, afirmó Jacob, quien lamentó que no hubiese un debate en la Asamblea previo al ataque, pues Macron optó por aprobar el bombardeo amparado en el artículo 35 de la Constitución francesa.

Mientras las fuerzas mayoritarias en la Asamblea -el partido de Macron, La República en Marcha (LREM), y su principal socio, el centrista Modem- justificaron la actuación del Ejército francés, la izquierda se mostró dividida en la intensidad de las críticas contra Macron.

El grupo de la Nueva Izquierda, que agrupa a los diputados del Partido Socialista (PS), lamentó que el ataque de Francia se llevase a cabo sin el visto bueno del resto de los países de la UE y supeditaron el apoyo a esta operación a que Francia proponga un cambio del sistema de veto en la ONU cuando se aborden situaciones de crímenes de masas como los supuestamente cometidos por Al Asad.

El líder de la Francia Insumisa, el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, fue más incisivo que los socialistas y aseguró que el ataque en el “avispero” sirio es precipitado, pues no se ha demostrado todavía el uso de armas químicas por parte del régimen de Al Asad.

“Hemos atacado mientras la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas estaba investigando. Además, lo hemos hecho sin el mandato de la ONU (…) y sin aliados en la UE”, reprochó Mélenchon, quien insinuó que los intereses económicos están detrás de esta operación.

Desde el grupo del Partido Comunista Francés (PCF), el diputado Jean-Paul Lecoq también ha condenado lo que considera “una guerra preventiva” que evoca “las peores aventuras militares en Irak y Libia”.

El gran ausente de este debate fue el ultraderechista Frente Nacional (FN), de Marine Le Pen, que no tuvo derecho a debatir debido a que en esta sesión solo podían hacerlo los grupos parlamentarios, que han de tener un mínimo de 15 miembros (el FN tiene solo ocho diputados y no logró tener alianzas con otros).

Sin embargo, Le Pen ya había dejado clara su oposición al ataque francés en Siria en un vídeo emitido el viernes pasado, poco antes del bombardeo.

De parte del Gobierno francés, el primer ministro, Édouard Philippe, siguió en la línea de Macron y aclaró que los bombardeos del viernes “no son preludio de una guerra”.

“No hemos entrado en guerra contra Siria o contra el régimen de Bachar al Asad (…) pero ninguna solución política se logrará si se deja impune el uso de armas químicas”, condenó Philippe, quien defendió que “los ataques selectivos” de la madrugada del sábado se diseñaron para evitar “una escalada” de violencia.

EFE