EN VIVO NOTICIAS



¿Y la Liga Profesional de Baloncesto (LPB)?

07/12/2017 | 06:00 am


Como ya se ha hecho costumbre en los últimos años, la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) y el silencio con respecto al arranque de la venidera liga comienza a hacerse una vieja costumbre. Hoy ya culminando el año 2017, aún no gozamos de ninguna información en torno al nuevo certamen de los tableros en Venezuela y si en definitiva habrá salto entre dos en las primeras semanas del 2018.

En las recientes ediciones hemos visto como reuniones van y vienen durante largos meses para poder llegar a un consenso en torno al arranque de la liga. Curiosamente tras la conclusión de la casi clandestina edición del 2017, en la cual la proyección de la misma se dio a duras penas, sin una cobertura mediática oficial a la altura y llena de vacíos informativos, la LPB logró llevar el campeonato contra todos los pronósticos.

Y no es para menos, puesto que el panorama para la LPB luce cada vez más complicado. Con cada vez menos apoyos de parte de los entes oficiales y una deuda mayor a dos temporadas y un tercio con respecto a las divisas ofrecidas.  Con algunas franquicias con más pérdidas que ganancias tras la última zafra, algunos incluso retirándose antes de su culminación (Gaiteros) y la falta de un norte seguro para los diez equipos que conforman la misma, hacen que nos preguntemos si habrá liga el próximo año.

La preocupación debe ser enorme, no hay duda alguna. Con el nuevo formato FIBA América para el mundial de baloncesto en China 2019, el baloncesto venezolano debe estar en constante movimiento para que sus componentes lleguen de la mejor manera a cada una de las ventanas eliminatorias. En la primera de ellas en noviembre La liga nacional de baloncesto (LNB) pudo mantener al núcleo activo por fortuna. Ahora  ¿Será capaz la LPB de hacer lo mismo cuando a finales del mes de febrero se realice la segunda doble tanda eliminatoria? Buena pregunta.

Las principales ligas del sur. Argentina, Brasil y Uruguay vienen desarrollándose en la actualidad sin mayores complicaciones, ajustándose a las exigencias de FIBA Américas, mientras que la LPB hace silencio sobre su inicio y la preocupación de quienes hacen vida en la misma va en aumento. Esto ha llevado a algunos a optar por irse a otras ligas de menor nivel, cosa que los tiene activos y les brinda un mejor económico, salidas del joven talento que va en claro aumento, dejando consecuencias seguras en el futuro del baloncesto venezolano.

El tiempo pasa, es hora de sentarse, discutir, ponerle seriedad al tema. Ya se está haciendo reiterativo que el inicio de la LPB se de más por orgullo que por propia convicción de mantener una de las ligas de mayor prestigio y calidad en el continente. La  LPB no merece ser tratada así, basta ver el ejemplo de los últimos tres años de la vinotinto de baloncesto y sus éxitos, como también los de la franquicia de Guaros de Lara, que en dos años no ha parado de dejar el nombre del país en alto a nivel internacional, esto gracias al talento que se desarrolla en nuestra liga.

Diciembre ya se nos va y la LPB aún no toma ni sus primeras discusiones reales para la venidera zafra. La situación país irá empeorando con el paso de los días, ni hablar en meses, ser optimistas luce complicado en torno a ello. Ahora le toca a la LPB y sus franquicias asumir este reto con la mayor seriedad posible para no tocar fondo y brindarle a Venezuela un evento digno que pueda brindarle alegrías a un pueblo que vaya que lo requiere en estos momentos.

Por Giancarlo Figliulo