EN VIVO NOTICIAS



Cortesía - Prensa Caracas FC

Colorín Colorado

19/09/2017 | 06:00 am


Hay historias en el fútbol que son fascinantes de contar. Por ejemplo, la de los futbolistas que se casan con el club de sus amores, ese equipo que los formó y catapultó al estrellato. Sobre este tema hay muchas referencias: Paolo Maldini y el Milan (1985-2009), Francesco Totti y la Roma (1993-2017), o Paul Scholes y su Manchester United (1993-2013) por mencionar solo algunas.

Viniéndonos ahora a nuestro fútbol, hay una historia en particular que, si bien es de amor verdadero, se vio afectada por casi cuatro años debido a una separación forzosa. Hablamos de Fernando “El Colorado” Aristeguieta, jugador e hincha confeso del Caracas Fútbol Club, quien en 2013 tuvo que dar el salto a Europa para incorporarse al fútbol francés con el Nantes, para luego tener pasantías en Estados Unidos y Portugal antes de regresar a su país natal.

La meta de cualquier jugador suramericano es poder llegar en algún momento de su carrera a Europa y mantenerse, eso no se puede negar, pero a mí me cuesta creer que el “Colorado” se fue con esa mentalidad. Él sabía que su destino estaba ligado al Caracas FC y que en un futuro (lamentablemente fue un futuro cercano y no lejano) iba a enfundarse nuevamente la camiseta nueve de los rojos del Ávila.

Aristeguieta necesitaba del Caracas y Caracas necesitaba de Aristeguieta. Es así de simple. No puedes mantener alejados por mucho tiempo a quienes están destinados a estar juntos, dicen por ahí. Por un lado, Fernando necesitaba recuperar su olfato goleador y su confianza dentro del área, características por las cuales pudo irse en primera instancia a Francia. Por otra parte, el Rojo necesitaba un delantero con las cualidades de goleador nato y más aún por la partida de Edder Farías a Colombia.

Revisando números del “Colorado” en los clubes donde ha jugado, podemos darnos cuenta que en ninguno se adaptó tan bien como en Caracas. Su mejor temporada en Francia fue la primera (2012-2013), donde anotó 7 dianas y vio cerca de 1000 minutos desde que se enfundó la camiseta amarilla y verde. A partir de ahí, su rendimiento estuvo lleno de altibajos, partiendo desde la premisa que a todo delantero se le evalúa por la cantidad de goles que anota por temporada.

Sin embargo, ya todo eso quedó atrás. Fernando está de regreso al fútbol venezolano y tiene un romance permanente con las redes. Además, estamos viendo a un jugador completamente distinto al que se fue: mucho más maduro, inteligente para moverse por el frente de ataque y con más criterio que nunca para tener la pelota en los pies y saber qué hacer con ella cuando se encuentra lejos de la zona de definición. El crecimiento es indudable. Ah, por cierto, sigue siendo un jugador muy joven (25 años), por lo que pensar en que pueda salir nuevamente al exterior no es descabellado si lograse mantener este ritmo.

En fin, comenzamos esta columna hablando de los jugadores y clubes a los que el destino unió para siempre. Quise incluir al “Colorado” en la lista porque estoy seguro que, aunque se fue del Caracas FC por cuatro años y aún tenga opciones de que lo haga en un futuro, no va haber otro equipo más importante para él. No en vano Fernando seguía todos los partidos del Rojo por internet, se sumaba por Twitter a comentarlos y mostraba su apoyo al equipo en cada jornada dominical, aunque se encontrara a muchos kilómetros de distancia.

No sé qué le depare el futuro a Fernando, tampoco sé cuánto tiempo de carrera le queda (esperemos que mucho), lo que sí puedo saber es que pase lo que pase, él va a querer enfundarse siempre la elástica avileña. Eso no lo duden.

Por: Adrián Acosta

¿Cree usted que los resultados de las elecciones regionales aliviarán las tensiones políticas en el país?

Loading ... Loading ...