EN VIVO DEPORTES



Cortesía - AVS PHOTO REPORT

Caribes le dio una paliza a Tiburones e igualó la serie

Mario Lisson fue la bujía ofensiva de los orientales

07/01/2017 | 09:35 am


CARACAS.- El descontrol de los lanzadores de Tiburones de La Guaira se combinó con el ya conocido poderío de los bates de Caribes de Anzoátegui y se creó el escenario perfecto para que los aborígenes le dieran una paliza a los escualos 16 por 2, en el cuarto juego de la serie entre ambos conjuntos, y el segundo que se disputa en el Estadio Universitario.

El resultado iguala el playoffs a dos lauros por bando y asegura el retorno de los enfrentamientos al Alfonso “Chico” Carrasquel de Puerto La Cruz, casa de los orientales y en donde los litoralenses ganaron sus dos compromisos de la serie.

Desde el comienzo del choque fue fácil vaticinar un triunfo indígena, pues el zurdo Kramer Sneed, abridor y refuerzo de los guairistas, solo pudo sacar un out debido a los problemas que tuvo con su control. Luego de dar tres bases por bolas, de las 14 que otorgó el pitcheo salado, el importado recibió un cuadrangular con bases llenas de Mario Lissón. Fue el primer estacazo de la noche para el utility proveniente de los Navegantes del Magallanes.

Después de las cinco carreras en el primer inning, la tribu amplió la ventaja en el segundo gracias a un vuelacercas de tres rayitas del dominicano Denis Phipps.

“No hay duda del tipo de equipo que tenemos y de nuestra artillería”, le dijo el jardinero al canal por suscripción IVC. “Hemos bateado todo el año, ese es el punto fuerte de nosotros y en Caracas hemos podido hacer los ajustes”.

Tres anotaciones más para Caribes fueron fabricadas en el tercer acto, por un elevado de sacrificio de Rossmel Pérez, y dobles consecutivos de Niuman Romero y Alexi Amarista. En el cuarto tramo, sin corredores en las almohadillas, Lissón pegó su segundo bambinazo y el tercero de la serie.

“Tenemos a Lissón que siempre ha sido un bateador clave en esta liga”, sostuvo Phipps, a quien solo le faltó el triple para completar la escalera. “He hablado mucho con él sobre la secuencia de pitcheo que hemos visto. Con él, el lineup se ha fortalecido un poco más”.

Mientras los maderos anzoatiguenses no tenían piedad con La Guaira, Emerson Martínez logró una buena apertura de 4.0 episodios, a pesar de ser un iniciador de contingencia por los problemas estomacales que presentó Daryl Thompson.

Si después del cuarto inning la pizarra ya era abultada, se volvió desmesurada con las tres anotaciones indígenas en el quinto, producidas por un doble de Phipps, rodado de Luis Jiménez y un wild pitch de Alvin Herrera.

Tiburones evitó la blanqueada con dos carreras en el séptimo, por sencillos de Alonzo Harris y Carlos Herrera. Las cifras finales fueron selladas por una rayita impulsadas de Williams Astudillo, en el octavo.

“No hay que caer en triunfalismos, esto se empató y comenzamos de nuevo”, expresó el manager Omar López. “No podía mostrarle frustración a mis peloteros después de las dos derrotas en Puerto La Cruz. Hablamos luego del segundo juego y dejamos claro lo que somos y lo que podemos ser. Cuando llegamos a Caracas creamos una situación de creer lo que podemos hacer. Somos una familia y tenemos que tener éxito unidos”.

La historia recordará al serpentinero Luis Morales como el ganador del juego, recompensa por sus 2.1 innings de trabajo y dos carreras limpias permitidas. Perdió Sneed debido a las cinco anotaciones aceptadas en el primer tramo.

Prensa LVBP

Vistos