EN VIVO NOTICIAS



EFE

Brasil la gran favorita en Rusia 

01/12/2017 | 06:00 am


En tres años Brasil ha pasado de tocar lo más profundo de las miserias deportivas a recuperar su prestigio y élite mundial. El pasado 8 de julio del 2014, la Canarinha sufrió una de las peores derrotas en su historia al ser goleado en Belo Horizonte 1-7 ante Alemania en las semifinales de la Copa del Mundo celebrada en su país. La debacle, fue comparada por los niveles de impacto con el famoso ‘Maracanazo’ que corresponde al título mundial de Uruguay en el año 1950. 

En ese momento, Brasil tenía la esperanza de ganar la Copa, pesé a la ausencia de su gran estrella Neymar en semifinales, por la famosa fractura de vértebras que le generó un golpe de Camilo Zúñiga en los cuartos de final ante Colombia, los Pentacampeones del mundo no se imaginaban que ese día escribirían una de las páginas más bochornosas del fútbol. Un golpe durísimo que acabó con el ciclo de muchos jugadores. 

El resultado también género la salida inmediata del entrenador Luiz Felipe Scolari, semanas después sería Dunga el encargado de dirigir a Brasil, en el duro camino de la transformación. Pensaban que era la salvación, había ganado en su primer ciclo como seleccionador amazónico la Copa América 2007, La Copa Confederaciones 2009, pero fracasado en el Mundial 2010, al caer ante Holanda en cuartos. Incluso le arrebataron a Venezuela la posibilidad de contratar a Dunga, para sustituir a César Farías, estaba listo había acordado con Rafael Esquivel. 

Dunga aceptó ese reto y falló. No era sencillamente la solución para el cambio de Brasil. Apenas ganó 5 partidos de 13 que dirigió en un año y medio, fracasando en la Copa América Chile 2015, La Copa America Centenaria Estados Unidos 2016 y en las eliminatorias al Mundial Rusia 2018 peligraba su participación. La relación con los jugadores era tensa y el nivel de juego no correspondía lo que nos tenía acostumbrado Brasil.

Era el turno de Tite, un entrenador de bajo perfil mundial. Pero, con mucho prestigio en su país, campeón en múltiples ocasiones con Corinthians en el torneo local e incluso de Copa Libertadores en 2012. Antes su prueba de fuego era dirigir a la Canarinha en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y ganar el ansiado Oro, único galardón que faltaba en las vitrinas de la Confederación Brasileña de Fútbol. Había mucha presión, Brasil y su pueblo no aguantarían otro golpe histórico en casa, Tite respaldó a Neymar como líder y capitán, ganaron la medalla en el Maracaná y también el crédito para asumir la mayor.

A partir de ese momento, comenzó la resurrección de Brasil. Tite, asumió la misión de clasificarlos a Rusia 2018, en el momento en que la tomó estaban sextos corría el riesgo de romper su perfecto récord de ser la única selección en estar presente en todas las fases finales de los mundiales. Lo logró, clasificó a Brasil a falta de 4 fechas para concluir la eliminatoria con récords de nueve triunfos seguidos y líder de Sudamérica.

La clave estuvo en darle confianza al grupo, recuperarlos anímicamente, volver a contar con algunos de los jugadores que en su momento fueron catalogados de villanos tras las semifinales ante Alemania como: Thiago Silva, Dani Alves o William. Incluyó sangre joven como Gabriel Jesus, Casemiro. Convenció al grupo de su idea de juego, con un equipo organizado, sólido y fresco con vocación ofensiva. 

Y lo más importante darle el equipo a Neymar. Líder que necesitaba el apoyo dentro y fuera del campo de un entrenador, pero que a la vez entendió que solo no es el gran salvador. Allí la gran virtud de Tite, un hombre inteligente en la administración del vestuario, del recurso humano y capaz de dirigir a la selección más ganadora en la historia del fútbol.

Definidos los 32 clasificados a Rusia 2018, Brasil parte como principal candidato para ganar la Copa, algo que no logran desde hace 15 años cuando Cafú levantó en Korea y Japón 2002 el pentacampeonato. Es el momento de la Canarinha, tiene sed de venganza y hambre de gloria. Para mí es la gran favorita.

Por: Richard Morales