EN VIVO NOTICIAS



Arrancada de caballo…

20/11/2017 | 06:00 am


La sabiduría popular raramente se equivoca y aquel viejo refrán que reza: Arrancada de caballo, parada de burro… ilustra perfectamente lo que fue la campaña 2017 del equipo oficial Yamaha en MotoGP.

Luego de un inicio mas que prometedor en los ensayos de pre-temporada con una M1 dominante, llego la primera cita del año en la prueba nocturna de Losail.

Allí la victoria de Viñales y el tercer lugar de Rossi ratifico lo que ya todos sospechaban. Luego el uno-dos de Maverick y Vale en Argentina desato los nervios de los rivales. Otras victorias en Francia y Holanda mantenían el buen animo dentro del equipo pero el franco crecimiento de Ducati con Andrea Dovizioso, el fenomenal Marc Márquez, quien entre caída y caída mostraba los avances del HRC y el ascenso meteórico del debutante Johan Zarco con la M1 2016 del Tech 3 modificaban la óptica de los pilotos del equipo japonés.

Comenzaron con los cambios solicitados por Rossi en el chasis, frenos y suspensión que en vez de aclarar el camino plantearon una serie de interrogantes sobre el funcionamiento de la maquina. A este enredo se le sumaron los cambios en la construcción de los nuevos neumáticos.

Todo esto sumió a Viñales y sus ingenieros en un pozo de incertidumbre que claramente afectaba su rendimiento en pista. Rossi comenzó a quejarse también por la falta de grip en el tren trasero de su moto y la manifiesta ineficiencia de la M1 con piso húmedo hizo que todos entraran en pánico.

Quien sin saberlo, terminaría de sembrar el terror puertas adentro del equipo de los tres diapasones, fue el bicampeón de Moto2 y debutante en la categoría mayor, Johan Zarco a los mandos de la versión del año pasado de la M1 que llevaron Rossi y Lorenzo. Con esta moto “vieja” el francés los pasaba en pista como si estuvieran parados y comenzó a luchar claramente por el podio con las Honda y las Ducati en el ultimo tramo del campeonato.

Era claro que los japoneses se habían equivocado con el diseño del chasis 2017 y los signos de interrogación flotaban por todo el ambiente.

La desesperación los llevo a montar el chasis 2016 para la ultima prueba de la temporada en Valencia pero el poco tiempo para ponerla a punto no les permitió llegar a ninguna conclusión.

Pocos días después, los ensayos de post-temporada en el mismo circuito les dio la oportunidad dorada de montar el motor 2018 en el chasis 2016 y como por arte de magia, aparecieron los tiempos. Viñales giro 1,2 segundos mas rápido que lo mejor conseguido en carrera y dijo sentirse nuevamente cómodo con la moto al igual que Valentino.

Sin duda es una luz al final del túnel para ellos pero como bien comento Rossi finalizados los test, el volver al chasis del 2016 no es ninguna garantía de retornar al camino ganador, pero al menos abre un sendero por el cual transitar en la búsqueda de soluciones de cara a la temporada 2018.

Tienen mucho trabajo por delante…

Por: Víctor Hugo Bracamonte

¿Cree usted que se lograrán resultados positivos en el diálogo entre gobierno y oposición este viernes 15 de diciembre en República Dominicana?

Loading ... Loading ...