EN VIVO NOTICIAS



Almodóvar inaugura un sensible Festival de Cine de Cannes

17/05/2017 | 03:26 pm


CANNES .- La 70ma edición del Festival de Cine de Cannes se inauguró el miércoles en la Costa Azul de Francia bajo un cielo azul y las grandes sonrisas de luminarias que incluyen a Will Smith y Marion Cotillard. Pero una disputa sobre el lugar de Netflix en el festival de cine más prestigioso del mundo continuaba acaparando las luces de los reflectores mientras Cannes desenrollaba su alfombra roja.

El optimismo abunda este año en Cannes, con la participación de cineastas de renombre como Todd Haynes (“Wonderstruck”), Sofia Coppola (“The Beguiled”), Michael Haneke (“Happy End”) y Lynne Ramsay (“You Were Never Really Here”). Pero el rencor y la controversia han caracterizado el preámbulo al evento, así como su día inaugural.

Por primera vez, Cannes seleccionó dos estrenos de Netflix —”Okja” de Bong Joon-ho y “The Meyerowitz Stories” de Noah Baumbach — para la competencia por la Palma de Oro. Cines franceses, que tienen reglas estrictas respecto a películas de servicios de streaming, se sublevaron ante la idea de que un filme que no se proyectará en la gran pantalla gane la Palma de Oro, el máximo honor del cine junto con el Oscar, y para algunos incluso más importante. El festival escuchó y el próximo año no aceptará películas que se distribuyan únicamente vía streaming.

El miércoles Pedro Almodóvar, quien preside el jurado de la competencia este año, leyó una extensa declaración en la que dijo: “Yo personalmente no concibo no solo la Palma de Oro, sino que se le dé cualquier premio a una película y no poder ver esta película en una pantalla grande”.

El comentario fue notable viniendo del presidente del jurado que decidirá el premio, lo que potencialmente significa que las cintas de Joon-ho y Baumbach ya están descartadas. Pero Almodóvar, un asiduo de Cannes, generó aplausos por su defensa de la experiencia cinematográfica, por la cual dijo que luchará “mientras esté con vida”.

 

La seguridad fue más estricta que nunca en el festival francés, que reforzó sus medidas para restringir el acceso y agregó más detectores de metales y hasta un sistema anti-drones. Francia se mantiene bajo un estado de emergencia desde los ataques a París de noviembre del 2015. Este también es el primer festival desde el atentado del año pasado en la cercana Niza que dejó 86 muertos.

Los organizadores del festival han dicho que hicieron todo lo posible para mantener un equilibrio entre la seguridad y el ambiente festivo del magno evento. El miércoles, las incrementadas medidas de seguridad ya estaban ocasionando algo impensable en el rigurosamente puntual Festival de Cannes: pequeños retrasos en las proyecciones y conferencias de prensa.

AP