EN VIVO NOTICIAS



Cortesía

El agua devuelve la vida y la historia al Salto del Tequendama

13/01/2018 | 10:05 am


BOGOTÁ.- Durante años el Salto del Tequendama y la casona que a él se asoma fueron blanco de cazadores de espíritus y suicidas, pero con el regreso del agua a esta cascada situada 32 kilómetros al sur de Bogotá el lugar empieza a recuperar su valor histórico y natural.

Cuando se menciona este emblemático paraje a los colombianos lo primero en aparecer en las conversaciones son relatos sobre las personas que abandonaron la vida saltando desde sus rocas más altas o desde el edificio abierto como hotel en 1928 con vistas privilegiadas a la cascada.

Esa construcción, conocida como la Casa Tequendama, ponía los pelos de punta en los momentos álgidos de su abandono y era visitado por cazadores de leyendas del más allá.

Sin embargo el Salto, una caída de agua de 157 metros en el lecho del contaminado río Bogotá, y el antiguo hotel, ahora llamado Casa Museo Tequendama, empiezan a vivir nuevos tiempos, dejando atrás décadas de abandono.

No hace mucho el Embalse del Muña retenía el agua del río para generar energía eléctrica y dejó seca la pared de piedra por donde cae el agua.

Al mismo tiempo, la Casa acumulaba polvo e historias de fantasmas desde que en la década de los ochenta dejó de ser un restaurante con vistas impresionantes.

Ahora los visitantes pueden admirar de nuevo el espectáculo natural del Salto desde un edificio en vías de restauración que da sus primeros pasos como museo desde que el Consejo de Estado, en una resolución de marzo de 2014 para limpiar el río Bogotá, ordenó a las autoridades ambientales tomar medidas para que la cascada tenga siempre un caudal mínimo.

El principal artífice de este renacimiento fue la Fundación Granja Ecológica el Porvenir, que compró el edificio y trabaja desde 2009 en recuperar su historia y la de sus alrededores naturales gracias al apoyo económico de la Unión Europea y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD).

La UE aportó 300.000 euros para la protección de la biodiversidad del Salto de Tequendama, en el marco de un convenio de cooperación técnica impulsado por la (AFD).

La directora de la Fundación, María Victoria Blanco, dijo a Efe que “el agua del Salto es su dignidad” y “un símbolo patrio”, en especial para el departamento de Cundinamarca, donde se encuentra la cascada.

Su labor es recordar que el lugar alberga historias más allá de las de miedo porque fue un sitio sagrado para el pueblo precolombino de los muiscas que habitaba la zona y acudía a la cascada para probar la valía de sus gobernantes.

EFE